Cresta de Llosas

Escrito por Capra Alpina.
4544
visitas

Esta estilizada cresta está situada estratégicamente para acceder al Aneto por su cara suroeste. La mayor parte de la misma tiene buena roca, unas vistas espectaculares y es ideal para practicar y coger soltura con todo tipo de juguetes como fisureros, friends, cintas…e ir mejorando nuestro manejo con las mismas. Se suben seis agujas de más de 3000 metros si subimos hasta la cima del Aneto, pero hacerlo en una misma jornada puede resultar un camino muy largo y exigente.

Hacia las tres de la tarde, ya con el petate preparado cogimos un bus exageradamente caro (ida y vuelta 16.80€) desde Senarta que en unos 45 minutos nos subía por una pista sin asfaltar hasta el rustico refugio libre del Puente de Coronas (1950m).

Ahí teníamos dos opciones. Subir directamente hacia la Brecha Inferior de Llosas por los ibones del mismo nombre o por el contrario subir por la vertiente del Coronas al mismo lugar. Esta última fue nuestra elección con la intención de vivaquear a la altura del Ibón Inferior (2600m) para afrontar el cresterio a la mañana siguiente.

He de decir que nos acompaño un día bastante triste durante las dos horas que tardamos hasta el ibón, incluso con alguna llovizna ligera la cual se agradecía por momentos pues llevábamos mucho peso en las mochilas. Aunque si no encontrábamos un techo bajo el que pasar la noche, no preveíamos nada agradable.

En la zona del Ibón Inferior hay muchos sitios preparados para vivaquear, lo único que hace falta es un poco de paciencia para encontrar el lugar adecuado. Al final nosotros también dimos con nuestro particular Hilton después de pasar un rato buscando bajo la lluvia y entre la niebla.

Dejamos las mochilas, igualamos un poco el terreno y fuimos a por agua para preparar la cena. En menos de lo esperado estábamos cenados, preparando las mochilas o mejor dicho quitando todo lo innecesario para nuestra actividad. Saco, esterilla, ropa, comida...mucho peso con el que subimos hasta aquí.

Al coger agua se podía observar perfectamente la Brecha Inferior de Llosas. La zona de vivac se encuentra en la plataforma que se ve a unos 50 metros por encima del ibón.

Al terminar de prepararlo todo nos metimos a la cama con la incertidumbre del tiempo que nos haría al día siguiente. Durante la noche llovió y algo se filtraba a nuestras camas pero mucho tampoco y nos hizo una temperatura de unos 5ºC. Personalmente donde este una buena cama que se quiten los vivac, pero durmiendo así te quitas una parte del recorrido que puede llegar a ser matador con todo el material a la espalda.

Disponíamos de unas vistas privilegiadas desde nuestras camas.

Nos sonó la alarma a las 5:30. Mirando al cielo estaba todo nublado y con niebla, así que media vuelta y a esperar cómo evolucionaba. Con las primeras luces del día parecía que quería levantar así que nosotros también nos pusimos en marcha.

Primer objetivo, acceder a la Brecha Inferior de Llosas. Para ello subimos por una cuesta con roca descompuesta directos a la misma. Antes de llegar a la altura de la brecha hay que girar hacia la izquierda y adentrarse en alguna de las numerosas canales que hay en la vertiente del Coronas (I+) hacia la aguja Argarot (3035m). Hay dos tresmiles puntuables para los coleccionistas, la previamente mencionada aguja Argarot y la aguja Argarot Sur (3034m). Empezamos por terreno firme y según ganamos altura entramos en una zona de grandes bloques.

Al principio fuimos sin encordarnos, terreno fácil y poco aéreo. Después de la primera aguja aparece un evidente y brusco descenso (II+). Nosotros optamos por destrepar.  Entre las pesadas mochilas y botas de monte no con la soltura esperada. Un rapel sería recomendable.

Llegamos al punto clave. La aguja Tchihatcheff (3052m). Aquí es donde nos encordamos. Nos encontramos en una brecha y para avanzar hay diferentes opciones.  La más bonita sin duda es subir directos por la placa que tenemos delante (IV), cuenta algo de desplome al principio y con algún pitón para asegurar. También se puede salvar la dificultad por la derecha o por la izquierda. Nosotros escogimos la de la izquierda, vertiente de Coronas.  Hay que descender unos cinco metros y luego seguir hacia nuestra derecha una serie de repisas (II) con roca totalmente descompuesta, sin duda el tramo que menos nos ha gustado, hasta entrar en una brecha y enlazar otra vez con la cresta. Aquí es donde llegaríamos por el paso de IV. Seguimos trepando por una placa inclinada (III) que es más de adherencia que otra cosa. Continuamos cresteando hacia la zona cimera de la aguja Tchihatcheff con algún paso de III pero la mayoría de I y II. El terreno aunque fácil es algo más expuesto.

Mientras avanzábamos con paso firme vimos como entre las nubes salían unos rayos de sol que se reflejaban perfectamente en la cruz del Aneto. Enseguida llegamos a un corte en la roca con el rápel de 40m. Lo recomendable seria llevar dos cuerdas de más de 40m o una de 80m, pero hay muchas líneas de rapel a diferentes alturas, lo único que hay que mirar muy bien el camino que deseamos tomar.

Nosotros optamos por hacer el descenso en dos tramos ya que nuestra cuerda era de 70m. La primera de unos ocho o diez metros y el resto de una tacada. Es un rapel espectacular, algo volado. Apostaría que con la cuerda de 70m no tendríamos problemas para bajar de un tirón, pero no tuvimos valor para tirarnos dese arriba. Llegamos a una brecha.

Tras esto toca otra vez empezar a trepar hacia la aguja Franqueville (3065m) y aunque el camino no esté marcado por hitos no tiene perdida. Siguen siendo todos pasos de II por grandes bloques, con algún que otro paso acrobático y expuesto. Disfrutamos de lo lindo en este tramo de la arista, teniendo que sortear los bloques como podíamos, por encima, por debajo, pasando por balcones...

Después de seis horas en la cresta llegamos al final de la misma, la aguja de la Brecha Superior de Llosas (3085m), donde nos esperaba un rapel más corto de unos 20m.

Nos sentamos al final mirando todo el camino recorrido a ver si veíamos alguna de las cordadas que venían por detrás. Mientras contemplábamos el paisaje nos comimos los bocadillos mirando la segunda parte de la cresta que conduce hacia la cumbre del Aneto, pero a partir de 3200m había mucha niebla.

Después de una hora de espera decidimos no adentrarnos en la última parte de la arista que conduce hacia la cima. Nos queda pendiente para una siguiente ocasión.

Vista de la cresta durante nuestra bajada.

Ficha técnica

  • Ruta: Aneto Cresta de Llosas
  • Fecha de ascenso:2013-08-28
  • Desnivel:1.135 m.
  • Ubicación:Pirineos
  • Categorías : Arista, Escalada clásica
  • Dificultad:AD+ (IV (III obligado))
  • Graduación de la escalada en roca:IV
  • Tiempo acceso:2 horas
  • Acceso:Desde el aparcamiento ubicado al final de la pista de Vallibierna. Refugio de Puente de Coronas. Desde ahí hasta el Ibón Inferior por la ruta de ascenso a Coronas.
  • Tiempo ascenso:6 horas
  • Tiempo descenso:3 horas
  • Material:Cuerda 70m, casco, cintas, y algún friend.
  • Época: Verano
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.