Corredor Swan

Escrito por Capra Alpina.
10923
visitas

Si hablamos de corredores en los Pirineos, el corredor Swan es uno de los grandes, uno que no puede faltar en la lista de cualquiera al que le guste la nieve y el hielo. Para nosotros, ha sido el primer gran corredor al que nos hemos enfrentado, y no, el Swan no ha defraudado. Eso sí, en contra de lo que cuentan muchos blogs no es un corredor fácil. Aunque la dificultad técnica no sea muy elevada, la longitud del corredor, las rampas continuas, y el larguísimo camino de vuelta hacen que este corredor sea exigente, y en el que hay que tener un estado físico muy bueno para afrontar el reto en condiciones.

 

El sábado al mediodía nos acercamos en coche a Gavarnie, y sin quitarle ojo al imponente corredor nos comimos unos bocadillos antes de empezar la subida. A las 14 horas todavía había una cordada saliendo del corredor, lo que nos pareció bastante tarde para estar todavía allí, y nos propusimos madrugar más que nadie para que no nos pasase eso mismo. Esa tarde subimos a la caseta de Pailla en una hora y cuarto, y nos adjudicamos el único colchón que hay al ser los primeros en llegar (un colchón tamaño matrimonio, al que le dimos la vuelta para poder entrar los tres, con las piernas fuera). Después llegaron dos montañeros de Aretxabaleta, y al ser ya cinco en la caseta, pusimos el cartel de “cerrado” aunque ya no vino nadie más.

El domingo nos despertamos a las 3:30, y hacia las 4:30 salimos de Pailla (1800m). Enseguida empezamos a coger altura, y a las 7 llegamos a la base del corredor y a la cascada (2500m). La huella hasta la base está hecha, pero la fuerte pendiente hace que avancemos muy despacio. Además en la última parte de la aproximación, un río de nieve polvo baja desde el corredor, preguntándonos por este extraño fenómeno que estaba ocurriendo al amanecer. Tenemos que esperar más de media hora hasta que la caída de nieve se pare y tirar para arriba.

El primer y segundo largo los abro yo. Los tornillos se meten muy bien en la cascada y el estado de la nieve trasmite confianza. En el primer largo hacemos la reunión en la cueva, donde se monta una buena reunión con los clavos y cintas que están fijos. La mayor pendiente está al principio, unos 80º y luego suaviza hasta los 60º para llegar a la cueva.

En el segundo largo se puede llegar hasta una cinta colocada en la pared de la derecha, la cual yo no la vi y monté la reunión con dos tornillos. Con cuerda de 60m se llega justo justo, pero al gritarme mis compañeros que estaba quedándome sin cuerda, tuve que bajar al último tornillo para montar la reunión. Después Unai subió hasta la cinta y nos aseguró desde ese punto.

Con el tercer largo ya salimos de la cascada y nos adentramos en la canal de salida, aún con más de 300m de desnivel por delante. Por lo que dicen muchos blogs, en la pared de la derecha hay clavos y cintas, pero yo no veo muchos, y los que veo están lejos de donde hay huella en el centro de la canal. Además la nieve está sin compactar y hace muy difícil la progresión si sales de la huella. Esta tercera reunión la monto con mis piolets en la nieve, a falta de estacas que convendrían a la perfección.

En ese punto nos adelantan unos franceses que venían en ensamble casi desde el primer largo, y unos catalanes con esquís, los que nos comentan que no fue una buena elección visto la longitud del corredor. Nosotros también avanzamos en ensamble, y cada vez con más pena que gloria conseguimos llegar al collado entre los dos Astazous y salir del corredor. Son las 12:30, hemos tardado más de 5 horas subiendo el Swan, pero satisfechos por lo realizado.

Aún y todo, desde el desayuno hemos parado una vez a beber agua y no hemos comido nada. Parecemos tontos. Con las ganas cada vez mayores de salir del corredor, se nos ha olvidado comer, y eso ha hecho que lleguemos con tal paliza.

El camino al refugio de Tucarroya se hace muy duro, más pensando en lo que nos esperaba hasta Gavarnie. En el repecho que hay que subir para llegar al refugio, vamos contando pasos y descansando, como si estuviésemos afrontando los últimos metros del Everest, síntoma de la fatiga que llevamos. Tucarroya fue nuestra salvación. Aquí descansamos casi dos horas, junto a los catalanes y los dos que habían dormido con nosotros. Comimos todo lo que pudimos, que no todo lo que llevábamos, porque con la sopa caliente, arroz con leche, dos barras de pan con 3 bolsas de embutido, la bolsa de barritas caducadas de Mikel, fruta y la leche del termo no pudimos.

De aquí salimos con otros ánimos, y el viaje de vuelta por la Horquette d'Alans y el refugio de Espuguetes lo afrontamos con optimismo. Las raquetas fueron indispensables para esta travesía, ya que sin ellas te hundías hasta la rodilla.

A las 8 de la tarde llegamos al coche, de este día tan bonito pero sufrido en algunos momentos. Swan es fascinante, pero hay que tener las cosas claras antes de meterse en un corredor de este calibre.

Ficha técnica

  • Ruta: Gran Astazou Corredor Swan
  • Fecha de ascenso:05-05-2013
  • Desnivel:1.200 m.
  • Ubicación:Pirineos
  • Categorías : Corredor, Crampones
  • Dificultad:AD+ (Según las condiciones, la cascada inicial toma una verticalidad considerable.)
  • Graduación del corredor:80º
  • Graduación de la escalada en hielo:WI3
  • Acceso:Hasta Gavarnie en coche, y desde aquí­ al refugio de Pailla 1h.15`
  • Tiempo ascenso:14:00 h (5:00 h de corredor)
  • Características:Cascada en la entrada, con 80º max. Después 45-50º continuos
  • Material:Casco, cuerda de 60m, 4-5 tornillos, cintas, fisureros, piolets, linterna, estacas.
  • Época: Invierno, Primavera
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.