Arnales y sus lagos

Escrito por Capra Alpina.
2918
visitas

Sin ninguna duda el tresmil menos visitado de esta zona, más teniendo en cuenta que tiene como vecinos a los Picos del Infierno y el Garmo Negro. Lo hemos intentado ascender varias veces y todas hemos tenido que desistir. La falta de senda y de marca alguna, así como lo escarpado y vertical de su tramo final, han contribuido a ello. No obstante, como de todo siempre se aprende, vamos a volver a intentar ascender a su cima y posteriormente, descender por la vertiente opuesta donde se ubican sus bonitos lagos.

Hemos llegado en coche hasta el Balneario de Panticosa, pero perfectamente hubiéramos podido dormir en el acogedor refugio de la Casa de Piedra (1636 m.), desde cuyo aparcamiento comenzamos la caminata. Sabemos lo que nos espera, no en vano hemos ascendido muchas veces por estas fuertes pendientes. Un sendero bien trazado nos eleva rápidamente por la margen izquierda del torrente de Argualas. Una vez superamos este primer tramo llegamos a una amplia pradera junto al torrente, que por cierto, nunca cruzaremos (1860 m.).

Continuamos la senda hacia el N. por las inclinadas laderas entre los barrancos de Argualas y Arnales. Hemos llegado a la mallata alta de Argualas (2200 m.), pero todavía el collado de Pondiellos se ve muy lejos. En este punto nos separamos de Marijo y Enara que toman la senda de los lagos de Arnales, donde esperarán nuestro regreso. Unai y yo continuamos ascendiendo intentando superar el resalte que cierra toda esta cubeta. El terreno que pisamos es muy inestable y hay momentos en los que tenemos que utilizar las manos para progresar. Entramos en el tubo que baja del collado de Pondiellos, nos cuesta mucho avanzar, no hay senda, los hitos parece que han desaparecido y ascendemos por una pedrera muy vertical. Esta zona siempre se nos atraganta y de vez en cuando necesitamos descansar, parece que nunca se va a acabar. Después de mucho esfuerzo, por fin llegamos al collado de Pondiellos (2809 m.). La vertiente opuesta es mucho menos inclinada y más bonita y es donde reposan los ibones de Pondiellos.

Continuamos hacia nuestra derecha bajo la base del Pico Pondiellos (2825 m.), intentando perder la mínima altura posible. El camino vuelve a ser nítido y nos lleva sin ninguna dificultad al cuello de Arnales y continúa en busca del evidente corredor entre el pico Central y Este de los Infiernos, que es muy visible desde donde nos encontramos. No obstante, tan pronto nos situamos en la base del Arnales, abandonamos el camino y comenzamos el ascenso directo por la pared vertical. Avanzamos siempre hacia nuestra derecha, para evitar una placa lisa y sin presas que se encuentra a la izquierda. Una vez superamos la placa, giramos a nuestra izquierda para salir a la cresta cimera y ya sin apenas dificultad, llegamos a la cima principal de los Arnales (3006 m.). Precioso día, el cielo azul, buena compañía y unas vistas impresionantes. Los picos del Infierno a nuestra derecha, el Garmo Negro y el Argualas a nuestra izquierda, el espectacular Midi d´Ossau justo en frente y a nuestra espalda la impresionante mole del Vignemale.

Continuamos por la fina arista hasta un pico secundario (3001 m.), que lo culmina un gran hito. Comenzamos el descenso directo por una estrecha canal que nos sitúa en la base de la pared, dirección a los lagos de Arnales. Toda la bajada es un gran caos de rocas sueltas, con varios cortes espectaculares que nos obligan a retroceder para poderlos sortear. La utilización de las manos se hace necesaria y aunque vamos descendiendo, la falta de camino ni marca alguna que nos guie, hace un poco penoso nuestro avance. Conseguimos bajar hasta el primero de los lagos, desde donde vemos claramente los Dientes de Batanes (2894 m.) y la Peña Xuans (2838 m.).

Continuamos descendiendo por la derecha del lago y por su desagüe llegamos al segundo de ellos, que es donde nos esperan Marijo y Enara. Una vez todos juntos aprovechamos para comer y estar relajados un buen rato. El desnivel que hemos tenido que subir y bajar ha sido muy exigente, con el agravante de tener que hacerlo por terreno muy descompuesto.

Ya sólo nos queda descender hasta el Balneario y llegar hasta el refugio Casa de Piedra, donde lo celebramos con una cerveza fresca. El Arnales no es una cima muy visitada y la ruta que hemos elegido para su descenso apenas es utilizada. No hay ni rastro de senda, ni tan siquiera un hito que nos guíe, pero mientras el día este despejado y claro, no entraña demasiados riesgos. Mucho cuidado si entra la niebla, perderemos fácilmente la orientación y correremos muchos riesgos por los pronunciados cortes del terreno existentes.

Ficha técnica

  • Ruta: Arnales Desde el Balneario de Panticosa
  • Fecha de ascenso:23/8/2010
  • Desnivel:1.470 m.
  • Ubicación:Pirineos
  • Categoría : Subida a pie
  • Dificultad:PD-
  • Graduación de la escalada en roca:II
  • Termina en el punto de salida:
  • Tiempo acceso:3h.20´
  • Acceso:Desde el Balneario de Panticosa (1636 m.) 7 km. carretera desde Panticosa.
  • Tiempo ascenso:5h.20
  • Características:Camino marcado hasta el collado de Pondiellos e incierto desde ese punto hasta la cima. El descenso se hace directamente hasta los Ibones de Arnales por bloques de piedras y cortados de roca, sin senda ni marca alguna.
  • Material:Bastones.
  • Época: Verano, Otoño
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.