Talaia Bidea

Escrito por Capra Alpina.
1658
visitas

El Trail Donostia Hondarribia es una carrera que tenemos marcada en el calendario desde hace meses. Llevamos días hablando de la misma y nos gustaría tener la suerte de poder participar, aunque dado el reducido nº de inscripciones (500) con respecto a los que les gustaría correr, se nos antoja complicado tener muchas opciones de conseguir dorsal. El 9 de Abril a las 10:00 h. abrieron el periodo de inscripciones y para las 10:58 h. ya se habían agotado, menos mal que Unai estuvo atento y pudo hacer su inscripción y la mía, mientras Beñat tuvo que esperar a la repesca. 

Hemos llegado a la Plaza Cataluña del barrio Donostiarra de Gros, el cielo está nublado, hace frío y cae un ligero sirimiri. Los corredores van de aquí para allá intentando calentar los músculos antes de que den la salida, cosa que hacemos nosotros pero sin mucha intensidad. A las 9:30 h. comenzamos a correr por las calles de Gros dirección al monte Ulia. Nos tomamos con tranquilidad la primera parte, dado que la empinada subida inicial siempre genera un embudo que ralentiza muy mucho el ritmo de subida, porque casi todos lo hacen andando. Una vez conseguimos coger altura y empezamos a correr por el precioso camino de Ulia, nos ha sorprendido un impresionante arco iris sobre la playa de la Zurriola: espectacular.

El estrecho camino nos obliga a ir en fila de a uno y para poder adelantar, no nos queda más remedio que salirnos del mismo. Poco a poco vamos haciendo kilómetros con relativa facilidad, el ritmo que llevamos es bueno, así como nuestras sensaciones. Ya hemos llegado al Faro de la Plata km. 6 de carrera y tras correr un tramo por asfalto, bajamos por una empinada cuesta que termina en una larga escalera que nos baja hasta el nivel del mar, cerca del embarcadero de Pasai San Pedro, donde debemos de montarnos en unas pequeñas barcas para poder pasar al embarcadero de Pasai Donibane. Muy original.

Marijo, que es nuestra mayor fan, nos está esperando. Sus ánimos nos gratifican y ayudan a seguir adelante. Una vez pasamos la ría en barca y atravesamos el bonito barrio pesquero de Pasai Donibane, comenzamos a ascender el tramo más duro y empinado de toda la carrera. La vertical cuesta del Faro Atalaia, nos hace dar lo mejor de nosotros y nos hace quemar muchas energías, que estamos seguros más adelante podríamos echar en falta. Estamos atravesando los acantilados por un precioso camino, donde hay veces que tenemos que ayudarnos de las manos para continuar. El sol hace tiempo que se ha hecho un hueco y nos empieza a calentar, mientras continuamos con buen ritmo hacia Mitxintxola. A partir de aquí el camino sigue en ligero descenso hasta que una última cuesta nos deja en el tercer avituallamiento líquido y donde nuevamente recibimos los ánimos de Marijo.

 

Sin apenas perder tiempo continuamos y atravesamos la carretera que sube a Jaizkibel para adentrarnos por un pequeño bosque de pinos, que en sentido ascendente nos lleva hasta la primera Torre de observación. Beñat ha decidido seguir su propio ritmo, mientras Unai y yo nos hemos adelantado. Vamos corriendo por un camino precioso que sigue la línea de Torres, los tramos de pendiente fuerte que encontramos le empiezan a pasar factura a Unai, que aunque quiere seguir el ritmo, su cuerpo se resiste. Intento ir lo más junto a él que puedo, cuando llega este momento los ánimos son necesarios y fundamentales para que la competitividad se mantenga. Hemos pasado la tercera Torre y ya sólo nos queda llanear para llegar al cuarto avituallamiento, que se encuentra una vez cruzamos la carretera. Nos volvemos a encontrar con Marijo.

Comienza una bajada hasta la misma orilla del mar, aunque tenemos que subir algunos repechos, que con el paso de los kilómetros se hacen durillos. Poco a poco vemos el mar mucho más cerca, señal que casi hemos llegado hasta los acantilados. El camino comienza a serpentear por la orilla del mar, tal cual fuera un constante tobogán, que hace mella en nuestras piernas. La bajada de nuestro ritmo hace factible que Beñat nos pueda alcanzar y poco antes del 6 avituallamiento nos volvemos a encontrar. Mientras ellos paran para beber yo continuo y me alejo de ellos, aumentando el ritmo. Después de un par de intensos repechos torcemos a la derecha, donde comienza la dura subida a Guadalupe. La carrera comienza a pasar factura a mucha gente y en esta subida muchos van con la reserva y pronto quedan atrás. El último repecho es muy duro pero no por eso bajo el ritmo y consigo coronar y llegar al avituallamiento, donde vuelvo a recibir los ánimos de Marijo.

Los últimos kilómetros son en bajada hasta hondarribia, estando tan cerca de la meta no se puede bajar el ritmo y ello me permite adelantar a más corredores. La entrada a la parte amurallada de Hondarribia se hace a través de una pasarela y una vez en sus calles estrechas, el serpenteante camino, poco a poco, se acerca a la meta. El tramo final está abarrotado de gente que no deja de animar y ello ayuda a no bajar el ritmo e, incluso, a aumentarlo si cabe. La última recta se hace interminable pero un esfuerzo final ayuda a cruzar la meta. Siguen llegando corredores, estoy impaciente por ver llegar a Unai y Beñat y al cabo de un tiempo aparecen en la recta final, se les ve cansados pero muy contentos por haberla podido terminar; en especial a Unai, dado que es su primera Talaia. Una vez llegan nos abrazamos y felicitamos y comentamos como nos ha ido y qué sensaciones hemos tenido.

Estamos cansados pero muy contentos, esta carrera es especial no sólo porque la corremos en casa, si no porque el itinerario es espectacular y el recorrido es muy bonito. Además el cruzar la ría en barca le hace diferente a cualquier otra carrera. Ojala el año que viene la podamos repetir.

Ficha técnica

  • Ruta: Talaia Bidea
  • Fecha de ascenso:28/04/2013
  • Longitud:30.800 m.
  • Desnivel:1.300 m.
  • Ubicación:País Vasco
  • Categoría : Trail
  • Competición:
  • Acceso:Desde la Plaza Cataluña del barrio de Gros (Donostia).
  • Tiempo ascenso:3h.15´- 3h.24´
  • Características:Recorrido precioso por los acantilados de la costa Gipuzkoana y por su montaña. Necesariamente requiere de una buena condición física.
  • Época: Primavera
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.