Corredor Gayolo. Día de sustos

Escrito por Capra Alpina.
4172
visitas

Creo que ninguno de los tres que formamos la cordada vamos a olvidar el día del Gayolo. A parte del peculiar nombre de este corredor, los percances que tuvimos en el corredor y en la bajada, incluido pequeño alud de placa, nos han hecho reflexionar sobre la seguridad en la montaña, y la fragilidad de ese manto blanco que tanto nos atrae. En ningún momento nos sentimos realmente en apuros, pero pocas veces hemos aprendido tanto en una salida invernal.

 

Hacia las 7 de la mañana aparcamos en el parking de acceso al Valle de Canal Roya, y nos dirijimos hacia el cuartel de Rioseta. En el parking hay más gente, que luego veremos dirigiéndose al corredor del Pico del Águila. Pasamos el cuartel por la izquierda, siguiendo las huellas de los que nos preceden. Enseguida dejamos las huellas, ya que nosotros nos dirijimos al fondo del valle. En el corredor del Pico del águila ya hay gente, pero al ser éste de una dificuldad superior (D-), nos conformamos con el corredor de Gayolo (AD).

El día anterior había nevado, y en algunas zonas hay acumulada bastante nieve, lo que nos hace avanzar a ritmo muy lento, sobre todo en la aproximación al corredor.

 

En hora y media llegamos a la base, y enseguida preparamos todo el material, poniéndonos manos a la obra. Hay mucha nieve, y sólo hay un resalte en toda la vía. Realizaremos 2 largos, pasando el resalte al principio y asegurando en un pino situado a mano derecha. Todas las piedras que habíamos visto en fotos al principio del corredor están ahora tapadas de nieve, por lo que podemos subir casi hasta el primer resalte y asegurar desde ahí.

Unai abre la vía, mientras yo le aseguro. La nieve polvo dificulta su progresión, pero esforzándose al máximo consigue superar el resalte. Se va directamente en busca del pino para asegurarnos, pero parece que las cuerdas no llegan, a pesar de llevar dos de 60m. Tenemos que subir prácticamente hasta la base del resalte para que llegue la cuerda. A continuación subo yo y le aseguramos a Mikel.

Aunque desde el pino no se ve el resalte, notamos cómo la cuerda se tensa. Con la nieve polvo que hay, los piolets no sirven para mucho y Mikel se resbala, bajando un par de metros en el resalte. Al final consigue llegar hasta el pino, que es nuestro punto de encuentro.

El segundo y último largo también lo abre Unai, ya que le hemos visto maneras superando el resalte. Monta la reunión al final del corredor, utilizando un fisurero y unas cintas. Para pasar otra vez desde el pino al corredor hay que ladear incluso bajar un poco, que es bastante más difícil que subir por el estado de la nieve. Salgo del pino y la nieve acumulada en los crampones me hace resbalar y penduleo unos 5 metros hasta la mitad del corredor. La verdad que los piolets y los crampones sobran. Con la pendiente que hay sería imposible pararme sin una cuerda. ¡Menos mal que las cuerdas están ahí, y que Unai haya montado una reunión en condiciones!

 

El estado de la nieve a la que nos enfrentamos condiciona mucho nuestra subida, pero al final conseguimos salir del corredor. Se nos a hecho corto pero intenso, y con ganas de volver a hacerlo en mejores condiciones. Ya son las 11 de la mañana.

La cafetería de la Tuca en Candachú nos está esperando, después de abrir huella durante otra hora llegamos bastante cansados allí. Nos tomamos unas coca-colas y comemos lo que hemos traído. Es curioso encontrarse con una cafetería después de haber subido un corredor. Allí descansamos más de una hora, y hacia las 12:30 empezamos la bajada. Nadie pensaba lo que nos esperaba.

Unai y Mikel van un poco por delante, ya que me duele la rodilla y voy a mi ritmo. Al llegar a una cornisa, decido salir de su huella y atajar un poco. Al fin y al cabo la pendiente es muy parecida desde donde han bajado ellos y además después de la cornisa la pendiente se suaviza mucho hasta llegar a un plano, que creo que en verano hay un pequeño ibón.

Después de superar la cornisa, me siento en la nieve para continuar bajando. De repente, me doy cuenta de que no resbalo sobre la nieve, que es la propia nieve la que se desliza sobre la nieve vieja que hay en el fondo. Es un alud de placa, y yo voy encima. No sé qué hacer. Veo que Unai está fuera de la trayectoria, y Mikel salta como puede a un lateral. La placa va agrietándose y escucho los crugidos de la nieve cuando se pliega. En apenas 10 segundos se para todo, y me quedo sentado en la nieve. Los siguentes segundos son de reflexión, no ha pasado nada, pero nunca había vivido un alud tan de cerca. Da qué pensar, y mucho además.

La placa tiene más o menos unos 30x10 metros, y se ha desplazado unos 20 metros. En un cálculo rápido, son unas 10 toneladas de nieve las que se han movido.

Hemos tenido suerte, y por el sitio en el que estábamos el alud estaba condenado a pararse. Pero nadie de nosotros había sentido un alud tan de cerca. Mejor no pensar qué hubiera pasado si hubiera sido una ladera con final en precipicio.

Este día la montaña nos ha dado sendas lecciones de humildad. Aunque creamos que controlamos la montaña es justo al revés, ella es la que nos controla. Disfrutamos muchísimo del monte, pero siempre tenemos que analizar todas las variables, estar siempre atentos, no bajar la guardia, buscar diferentes vías, ver el estado de la nieve, saber renunciar... En general tenerle respeto.

Desde el día del Gayolo nosotros seguro que andaremos más atentos, y espero que la lección también sea valida para todos los que lean esto.

 

Ficha técnica

  • Ruta: Corredor Gayolo
  • Fecha de ascenso:07-04-2013
  • Desnivel:600 m.
  • Ubicación:Pirineos
  • Categorías : Corredor, Crampones, Mixto
  • Dificultad:AD (Si hay poca nieve, pasos de IV. Con mucha nieve, paso mixto que requiere fuerza.)
  • Graduación de la escalada en roca:IV
  • Graduación del corredor:60º
  • Graduación de la escalada mixta:M4
  • Número de largos:2 - 4
  • Acceso:Aparcar en el parking del Valle de Canal Roya. Desde ahí­ andar 500m carretera arriba hasta el cuartel militar de Rioseta
  • Tiempo ascenso:5h. (Corredor 2h)
  • Características:De 2 a 4 largos dependiendo en la cantidad de la nieve.
  • Material:Casco, crampones, piolet y cuerdas
  • Época: Invierno, Primavera
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.