Cresta Crabioules-Lezat

Escrito por Capra Alpina.
169
visitas

Se trata de una elegante cresta, larga como espectacular, con un granito excelente, donde se respira un gran ambiente. Desde su inicio se nos presenta altiva y afilada, llena de agujas, gendarmes y profundas brechas. Tiene una dificultad mantenida de II+/III, si bien tiene pasajes donde la dificultad llega a IV/IV+. Su trazado nos permite ascender a un importante número de cimas, todas ellas por encima de los 3.000 metros, en un entorno privilegiado.

Dejamos el coche al final de la carretera que sube desde Bagneres de Luchon al Valle de Lys (1.130 m) y por nuestra izquierda remontamos el muro que cierra el valle por un precioso bosque de hayas y pino negro, por la orilla del torrente Houradade, dirección al Refugio de Maupas. Una densa niebla que encontramos a medio recorrido, lo cubre absolutamente todo por lo que hasta que estamos a escasos metros del refugio ni lo vemos. Refugio de Maupas (2.430 m) 2:30h.

A las 4:30h suena el despertador. Con cierta pereza salimos de los sacos porque queremos salir temprano, la previsión meteorológica anuncia tormentas para las 15:00h y no queremos que nos pille en plena cresta. Salimos del refugio y nos elevamos por una senda que por su parte trasera alcanza el pequeño Ibón de Enfer, el cual dejamos a nuestra izquierda para ir ganando altura hasta encontrar una estaca, donde dejaremos a la izquierda la senda que se dirige al Pico Maupas, para continuar por la derecha hasta la parte alta de un contrafuerte.

 Descendemos (ONO) unos 75 m por un corredor de roca suelta, hasta alcanzar la cabecera del circo de Crabioules, un verdadero caos de bloques donde el avance es confuso, incómodo y complicado, especialmente de noche y con niebla, donde encontramos algunos hitos desperdigados.

Nos elevamos (SSO) sobre un pequeño collado para en diagonal atravesar la morrena de lo que queda del moribundo glaciar hasta un característico resalte de color marrón, Rocher Rouge (2.871 m), al que nos encaramamos para descender unos 10 m por la vertiente de Crabioules, si bien se puede continuar por su filo (hitos). 

Ascendemos en perpendicular por gravera hasta una pequeña chimenea (SW), muy descompuesta, que nos sube hasta una terraza que nos conduce hasta el collado de Crabioules y comienzo de la cresta (3.010 m).

En una estrecha pero cómoda repisa, nos colocamos el arnés antes de avanzar sobre la arista que comienza a  afilarse. Una sucesión de bloques nos conducen hasta la Aguja Sur (3.035 m) y tras alcanzar una pequeña brecha, nos encontramos con la Aguja Jean Garnier. Atacamos la Aguja por su lado izquierdo (III) donde encontramos un clavo en la vertiente de Literola. 

Una vez nos situamos sobre el resalte giramos a la derecha para sin apenas dificultad (II) alcanzar la cima de la Aguja Jean Garnier (3.026 m). Descendemos por la vertiente de Literola (II) hasta una profunda brecha en la base del espolón de Crabioules, donde un muro nos cierra el paso.

Atacamos una placa vertical que vemos a la izquierda y que está atravesada por una sucesión de pequeñas fisuras (III), donde no encontramos muchos agarres para las manos. 

Un friend atascado nos ayuda a asegurar el paso. Una vez superado el muro continuamos por la vertiente de Literola ascendiendo por una sucesión de pequeñas chimeneas, que nos llevan sin grandes dificultades (II) hasta la cima Oriental de Crabioules (3.116 m).

Continuamos la afilada arista dirección a la cima Occidental, sorteando bloques por ambas vertientes (II) y que nos conducen sin grandes dificultades, en apenas 15 minutos, hasta la cima de Crabioules Occidental (3.106 m).

Un pronunciado descenso (ONO), más vertiginoso que difícil y que desterpamos (II+), nos conduce hasta la profunda brecha Mamy, si bien encontramos tres 3 anclajes de rapel, una cinta blanca en una roca en la parte alta y unos 12 metros más abajo una cinta azul con un maillón y otra cinta naranja y un cordino azul con otro maillón 2 metros por debajo de este último. 

Una vez en la brecha la pequeña aguja se yergue altiva y vertical ante nosotros. En apenas unos minutos y siguiendo la línea de la cresta llegamos a su diminuta cima (II+). Punta Mamy (3.048 m).

Continuamos en descenso hasta que una profunda brecha nos corta el paso y donde encontramos un nuevo rápel, aunque se puede destrepar optamos por rapelar. Un puente de roca y un clavo con un cordino azul y un maillón, nos permiten salvar los 15 metros de desnivel y volver al filo de la cresta. 

En este punto existe una escapatoria hacia el valle de Literola por si fuera necesaria una retirada. Continuamos en ligero ascenso por terreno más favorable y ya sin grandes dificultades llegamos hasta La Punta Lacq (3.010 m).

Descendemos dirección a la brecha de Lezat (2.955 m), teniendo que destrepar algunos tramos delicados y verticales (II+/III) y una vez en ella, la cresta se eriza y una serie de gendarmes nos salen al paso. Así llegamos hasta la base del carácterístico Gendarme Blanco.

Aseguramos el paso aprovechando una clavo que vemos en una fisura y avanzamos por la izquierda en diagonal (S) por una placa fisurada donde hay buenos apoyos para los pies y no tantos para las manos (IV). 

Unos certeros movimientos de pies nos llevan hasta un bloque donde cambiamos de vertiente (W). Una vez sobre el debemos de descender a otro que hay un poco más abajo (expuesto) y tras una pequeña trepada montamos reunión.

Continuamos por la cresta hasta la base de la Aguja Inferior de Lezat. La aguja que se ve altiva, es una gran torre de unos 40 metros de buena roca y con pasos de II+/III, que no ofrece grandes dificultades. En su parte final hay una reunión en un gran bloque. Aguja Inferior de Lezat (3.023 m).

Descendemos por la vertiente de Literola por una zona de grandes bloques hasta alcanzar un contrafuerte que ascendemos en diagonal hacia su izquierda, hasta que en las inmediaciones de la cima superamos un pequeño resalte (III) para llegar a la Aguja Central SE Lezat (3.037 m).  

Descendemos por el filo de la arista hasta una nueva brecha donde giraremos a la izquierda para destrepar una estrecha chimenea vertical de roca descompuesta de unos 10 metros por la vertiente del Portillón, para a continuación ascender y realizar una vira para bordear la tercera aguja y poder ascender a ella, no sin superar una delicada chimenea cerca de la cima (III), Aguja Central NW Lezat (3.058 m).

El tramo que nos separa de la cuarta aguja no ofrece muchas dificultades, salvo el echo de que hay que avanzar por terreno algo roto. En pocos minutos llegamos a la Aguja Superior Lezat (3.069 m).

Continuamos avanzando por la misma cresta sorteando varios bloques sin ninguna dificultad, hasta que llegamos a coincidir con la vía normal que asciende por el sur desde el Portillón. A partir de aquí caminamos por la amplia terraza hasta que alcanzamos la cumbre del Pico Lezat (3.107 m).  

En la cima de Gran Quayrat que vemos tan cerca y a la vez tan lejos, hemos puesto nuestros ojos, sería increíble poder culminar el recorrido de la cresta ascendiendo a su cúspide. Descendemos por la ladera por pedreras hasta una pequeña chimenea (II) que nos lleva hasta una brecha que nos conduce al espolón NE (hitos y marcas azules con forma de corazón). Descendemos hasta la morrena y ya en el barranco entre Lezat y Quayrat, caminamos entre grandes bloques de granito dirección a los pequeños lagos de Quayrat (2.590 m).

La niebla que se mantiene en el valle de Lys desde ayer, poco a poco nos está engullendo, mientras por la parte del Portillón las nubes de tormenta comienzan a descargar, por lo que, sin perder tiempo continuamos el descenso y nos adentrarnos en la densa niebla en busca de alguna señal de senda o hitos que nos lleven dirección al valle de Montarrouye, en busca del renovado refugio abierto cercano a las minas de Crabioules (2.000 m).

Pasamos por delante de las antiguas minas y ya por camino mucho más evidente descendemos tras un sinfín de zigzag hasta la impresionante Gouffre d´Enfer (Garganta del Infierno), catalogado por los aficionados al barranquismo como el más difícil y más técnico de todo el Pirineo. En apenas 20 minutos llegamos hasta el aparcamiento del Valle de Lys.

Ficha técnica

  • Ruta: Crabioules Borrador: Cresta Crabioules-Lezat
  • Ubicación:Pirineos
  • Dificultad:AD+
  • Graduación de la escalada en roca:IV
  • Número de largos:3
  • Termina en el punto de salida:
  • Acceso:

    Desde el final de la carretera del Valle de Lys

  • Características:

    Recorrido largo y de gran desnivel por una espectacular cresta de un granito excelente. Desde su inicio se nos presenta altiva y muy afilada, llena de agujas, gendarmes y profundas brechas que requieren de toda nuestra atención y donde se respira un gran ambiente.

    Se trata de una elegante cresta que nos permite ascender a un importante número de cimas, todas ellas por encima de los 3.000 metros en un entorno impresionante.

    Tiene una dificultad mantenida de II+/III, si bien tiene pasajes donde la dificultad llega a IV/IV+. Encontramos varios anclajes para rapelar lo que facilita el avance.

    El descenso por el barranco que se encuentra entre Lezat y Quayrat y los pequeños lagos de Quayrat, es bastante confuso en su primera parte, al no ser una ruta habitual. Según vamos descendiendo encontramos algún rastro de senda y tras las ruinas de las antiguas minas de Crabioules, la senda se hace muy evidente.

    En la parte final llegamos hasta la impresionante Gouffre d´Enfer (Garganta del Infierno), paraíso del barranquismo.

  • Material:

    2 cuerdas de 30 metros, algún friend y unas cintas

  • Época: Verano
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.