Cresta integral Perdiguero: Seil dera Baquo - Portillón - Perdiguero - Lliterola

Escrito por Capra Alpina.
2550
visitas

La cresta Seil Dera Baquo-Perdiguero-Literola está ubicada al norte del parque natural Poset-Maladeta. Tiene una dificultad mantenida de II/III, con un paso de IV, siendo una manera muy diferente de hollar la emblemática cima del Pico Perdiguero, punto culminante del macizo Perdiguero-Gourgs Blancs y donde se concentra la mayor densidad de tresmiles del Pirineo.

A las 17:30h llegamos al aparcamiento de Les Grajes de Astau (1.130 m) un poco apurados de tiempo, dado que hemos quedado a las 19:00h para cenar en el refugio de Espingo. Este trayecto no nos va a llevar menos de dos horas, más con el calor que hace y con el peso que llevamos. Aún así emprendemos una autentica contrareloj para conseguir llegar en hora. A duras penas conseguimos llegar a las 19:20h y, teniendo en cuenta que la cena ya está servida, nos limitamos a engullir lo que hay sobre la mesa, que se agradece después del esfuerzo.

La noche ha sido fría y húmeda y la niebla lo ha invadido todo, apenas la visibilidad es de unos pocos metros. Nos hemos levantado a las 6:00h para dirigirnos al refugio Jean Arlaud situado al lado del ibón del Portillón, donde dejaremos todo aquello que no sea necesario para ir lo más ligero posible, dado que la actividad que tenemos previsto realizar así lo requiere.

Salimos del refugio de Espingo (1.980 m) a las 6:30h intentando seguir la senda que nos lleva alrededor del Ibón de Saussat hacia el fondo del valle. En la medida que vamos ganando altura la niebla se va disipando y el amanecer ayuda a ver todo mucho más claro y nos deja imágenes preciosas. Dejamos a la derecha el desvío hacia el Pico Spijeoles y su espectacular diedro que tuvimos la fortuna de escalar, para continuar por la izquierda y cruzar un pequeño puente metálico que nos ayuda a salvar el impetuoso torrente.  

Una continuación interminable de zigzag nos ayuda a ganar rápidamente altura, siempre dirección al Gran Queirat y Lezat. Una vez superado el muro y ya por terreno mucho más favorable, giramos a la derecha para dirigirnos hasta el muro de contención del Ibón del Portillón, donde a la derecha reposa el Refugio Jean Arlaud o del Portillón (2.540 m).

Una vez dejamos los sacos y las esterillas, además de parte de la comida, comenzamos la ascensión al pico Tusse de Montarqué (2.883 m) por la parte trasera del refugio, al que llegamos después de una sucesión de zigzag por una senda muy marcada. La cima no tiene la espectacularidad de una montaña de esta envergadura porque es un amplio llano con un gran vivac en su centro. Aún y todo, las vistas sí que lo son, miremos donde miremos. 

Jean Arlaud, Gourgs Blancs, Gourdon y Spijeoles con el Lac Glace a sus pies

Descendemos hasta una pequeña horcada por la que continuamos en ascenso hasta el collado donde esta situado un antiguo pluviómetro para encarar la parte final de la subida al Cap Dera Baquo Occidental. Encontramos nieve en su base pero la evitamos ascendiendo por el espolón rocoso que cae al norte entre grandes bloques no muy estables. A las 10:30h llegamos a la Cima del Cap Dera Baquo Occidental (3.097 m).

Sin perder tiempo y aunque recientemente ha sido descatalogado de la lista de los tresmiles, descendemos por la cresta hasta la cima del Pico Audoubert (3.045 m). Volvemos sobre nuestros pasos para continuar con el recorrido de la cresta y en pocos minutos y sin apenas dificultad (II) alcanzamos la cima del Cap Dera Baquo Oriental (3.103 m).  

Descendemos (este) hasta un pequeño collado desde el cual afrontamos el ascenso al Pico Seil Dera Baquo (3.108 m), al que llegamos en apenas unos minutos y sin ninguna dificultad.

Continuamos en descenso por la cresta que si bien en su primera parte es estrecha y pierde rápidamente altura (II), en la segunda es mucho más ancha y agradecida hasta que llegamos al Pequeño Pico Portillón (3.000 m). En la misma cima encontramos una instalación de rápel para así, poder salvar la brecha que se abre a nuestros pies. Atención en este punto porque unos metros a nuestra izquierda existe otro rápel, mucho más adecuado que el anterior, dado que este nos deja directamente sobre la silla de montar, no así el primero que nos dejará unos cuantos metros más abajo, lo que nos obligará a trepar.

Nosotros nos decidimos por rapelar por el de la izquierda (10 m) y situarnos directamente sobre la silla de montar. Los 15/20 metros que tenemos que transitar por ella son más impresionantes que difíciles por la sensación de vacío a ambos lados. A partir de este punto se incrementa sensiblemente la dificultad de la ruta.

Una vez llegamos al extremo opuesto, un muro nos cierra el paso y lo salvamos por la derecha ascendiendo por una placas lisas de granito que caen hacia la vertiente de Estos y que presentan grandes fisuras (III+) que nos son de gran ayuda. 

Una vez superadas las placas giramos a la izquierda para entrar de lleno en una chimenea vertical de unos 10 metros, que presenta buenas presas  (III) y que nos conduce, siempre por la vertiente Española, hasta un pequeño rellano. 

Una vez alcanzamos la parte superior de la cresta, avanzamos por su afilado filo, tan pronto por una vertiente como por la otra, y tras salvar una par de pequeñas cotas llegar a la curiosa cima del Pico Tuca del Portillón de Oô (3.050 m). La cima es muy reducida y está encajonada entre grandes bloques de granito, la sensación que tenemos es la de estar en un balcón.  

Comenzamos un vertiginoso descenso hacia la Brecha del Portillón. Pese a su intimidación no resulta un descenso peligroso, si bien hay que tener cuidado porque la roca está muy descompuesta, sobre todo en la parte baja, donde encontramos una instalación de rápel para salvar una canal descompuesta, si bien puede destreparse. Nosotros aprovechamos el rápel (30 mts) para llegar sin ningún problema a la Brecha del Portillón de Oô (2.913 m).  

Sin perder tiempo atacamos la arista oeste del Perdiguero por la vertiente francesa. En esta parte inicial la roca está muy descompuesta y es un caos de bloques inestables (III+), donde no es fácil navegar. Una vez la superamos, siempre buscando la vertiente del Valle de Estós, mejora considerablemente la situación. Continuamos el ascenso (II+/III) sorteando grandes bloques y siempre buscando la vertical, tratando de dirigir nuestros pasos hasta una oquedad que es evidente en la parte central de la pared y donde intuimos puede estar el paso clave. 

Una vez llegamos a ella, montamos reunión en un gran bloque de granito para asegurar el paso y comenzamos la escalada.  Ascendemos unos 4 metros en vertical donde colocamos un friend, para enseguida girar a la derecha y tratar de ganar la parte alta de la oquedad, aunque la falta de presas para las manos no nos lo pone nada fácil. Encontramos un primer clavo (X) y unos metros más adelante un segundo (X) que se agradecen y ayudan sobremanera a asegurar la ascensión (IV+). A partir de aquí un último esfuerzo para superar una pequeña chimenea (2 mts) y donde se acaban las dificultades.

Una vez en la reunión nos quitamos el arnés y guardamos las cuerdas para ir ganando altura por terreno fácil hasta que conseguimos alzarnos a lo alto del Pico Occidental  de Perdiguero (3.176 m). Un ligero descenso nos conduce hasta la última pendiente descompuesta que nos da acceso a la cima del Pico Perdiguero (3.222 m). Son las 16:50h.

Sin perder tiempo dejamos las mochilas y bajamos hasta la cima del Pico Oriental o Este de Perdiguero ( 3.171 m) al que llegamos en apenas unos minutos. Una vez de regreso y tras recuperar las mochilas, descendemos por la arista que cae al norte dirección al Collado Superior de Literola (3.051 m) al que llegaremos sin grandes dificultades.  

A partir de aquí nos dirigimos hacía el Pico Tuca de Literola (3.097 m) al que llegamos después de una sencilla trepada, para a continuación y tras un ligero descenso conseguir llegar a la rojiza cima del Pico Royo (3.122 m) sin ninguna dificultad. El aspecto que presenta es totalmente diferente al que nos ofrece si lo miramos desde el refugio del Portillón, que se ve como una montaña erguida y altiva, y que, curiosamente, desde aquí parece una simple loma.

A su lado se encuentra el Pico Punta de Literola (3.132 m) al que llegamos después de una ligera trepada, pero con lo que llevamos de caminata cualquier desnivel cuesta sobremanera.

Para terminar con el recorrido íntegro de la cresta solo nos queda alcanzar la cima de la Aguja de Literola y a por ella vamos. El descenso es muy incómodo y ciertamente delicado, porque a la estrechez de la cresta deberemos de añadir su inestabilidad, hay que pensar muy bien donde ponemos los pies y donde colocamos las manos. Después de unos minutos de cierta tensión, conseguimos llegar al collado de Literola desde donde una pequeña trepada nos sitúa en la diminuta cima de la Aguja de Literola (3.027 m) y último tresmil de la jornada.  

Son las 18:10h por lo que el recorrido integral de la cresta que hemos dado inicio en el Pico Seil Dera Baquo nos ha llevado 7:40 h. Teniendo en cuanta que hemos quedado a las 19:00h en el refugio Juan Arlaud del Portillón para cenar, comenzamos el descenso por la descarnada ladera que nos hace perder el equilibrio una y otra vez hasta que conseguimos alcanzar un gran nevero por el que patinamos más que caminamos tratando de perder altura rápidamente. A las 19:15h y totalmente exhaustos conseguimos llegar al refugio donde nos brindan una copiosa cena, con lo que damos por finalizada esta larga travesía en la que hemos enlazado todas las cumbres que rodean al Ibón del Portillón.

Ficha técnica

  • Ruta: Perdiguero Cresta integral del Perdiguero: Seil dera Baquo - Portillón - Perdiguero - Lliterola
  • Fecha de ascenso:2020-08-22
  • Longitud:
  • Desnivel:
  • Ubicación:Pirineos
  • Dificultad:AD+ (1 único largo)
  • Graduación de la escalada en roca:IV+
  • Ruta circular:
  • Termina en el punto de salida:
  • Acceso:

    Desde Les Grajes de Astau (1.130 m), a escasos kilómetros de Bagneres de Luchon

  • Tiempo ascenso:12 horas de Espingo a Portillón por la cresta
  • Características:

    Recorrido muy largo y de gran desnivel que requiere de una muy buena forma física. La circular integral del Ibón del Portillón es una excelente manera de hollar la cima de uno de los colosos del Pirineo, el Pico Perdiguero, y de paso poder ascender a otras 11 de más de 3.000 mts.

    El recorrido transita por el filo de la cresta, que en su parte central se torna altiva y afilada, y de una dificultad mantenida de II+/III, si bien tendremos que superar un tramo de unos 20 mts en la subida al Pico Occidental de Perdiguero, de una dificultad no inferior al IV+.

    El descenso del Pequeño Pico del Portillón requiere de un rápel de unos10 mts, así como el descenso a la brecha del Portillón de Oô de otro de unos 30 mts.

    El regereso al refugio Jean Arlaud del Portillón lo haremos descendiendo por el Collado Superior de Literola.

  • Material:

    2 cuerdas de 30 mts, cintas, algún friend

  • Época: Verano
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.