Ultra trail Barcelona

Escrito por Capra Alpina.
2042
visitas

Tal y como reza su publicidad "A toda costa, la mejor carrera de montaña". Uno puede estar o no de acuerdo con ello, pero lo que es cierto es que el recorrido de la UTBCN es espectacular. Transita por el parque natural del Garraf, parte desde el paseo de la playa se Sitges y tras recorrer parages muy diferentes, terminar en su puerto deportivo. Durante parte del recorrido tenemos la oportunidad de ver el mar Mediterraneo y eso lo hace especial.

Hemos llegado a Sitges con gran ilusión y la certeza de que los entrenamientos realizados harán posible el terminar la carrera. La noche del viernes dejamos todo preparado antes de acostarnos con la intención de levantarnos temprano y desayunar tranquilamente.

Nos levantamos de la cama sobresaltados, nos hemos dormido y parece que el despertador no ha sonado. La salida de la carrera es a las 7:00 h. y son más de las 6:30 h. Nos vestimos y sin perder tiempo nos dirigimos hacia la salida, menos mal que ayer dejamos preparada la mochila y la ropa, pero no nos ha dado tiempo a desayunar y me tengo que comer una barra energética en su lugar. Esta no es forma de afrontar una carrera de este tipo pero ya no hay marcha atrás. Estoy enfadado y preocupado porque tengo que salir sin haber desayunado en condiciones y no sé cómo me responderá mi cuerpo.

Ha llegado la hora, todos estamos nerviosos y con la adrenalina a tope. De repente los que están en la parte delantera comienzan a correr y nosotros tampoco tardamos mucho en hacerlo. Los primeros kilómetros los recorremos por la orilla del mar hasta el puerto y a partir de aquí seguimos la carretera en ligero ascenso. Estamos transitando por una urbanización que esta a las afueras de Sitges, por unas empinadas cuestas donde le damos el primer calentón al cuerpo. Una vez termina la carretera y ya en lo alto miramos hacia atrás viendo no sólo Sitges, sino también el mar Mediterráneo.

Seguimos un sendero de montaña que en su inicio es muy empinado y además esta lleno de piedra suelta, que dificultan nuestra marcha. Vamos muchos corredores juntos en este inicio de carrera y debido a la estrechez de la senda, estamos obligados a ir en fila de a uno y claro está, al ritmo que marcan los primeros. Una vez terminado este incomodo tramo, salimos a una pista muy ancha y aquí si podemos ir tranquilos y en grupo. Estamos al pie de la primera cota Creu de San Isidre y sin mucha dificultad y en pocos minutos conseguimos superarla. Comenzamos el descenso con buenas sensaciones. Ya hemos recorrido los primeros 12/15 km.

Vamos corriendo por una pista ancha y sin mucho desnivel, los kilómetros los hacemos rápido. No obstante tenemos que ir superando collados y montañas, Puig d´en Boronet, Mas Cuadrell, Font de Montseva, Puig d´en Pei o Coll Blanc. Vamos cómodos hablando, siempre que las empinadas cuestas nos lo permiten. Los desniveles no son muy grandes pero tanto subir y bajar le dan dureza a la prueba y en verdad que las piernas lo notan.

A veces por la PR-37 y otras por la GR-82 que nos lleva hasta Morella, desde donde nos dirigimos a la cima del Puig de Caxol y al Puig de Solius con pendiente pronunciada. Seguimos por la cresta de Serrat Blanc hasta Pla de Bassa Llacuna, desde donde comenzamos una vertiginosa bajada, entrando en Begues por Can Rigol. (km. 33 y 1625 m. D+). Nos detenemos en el puesto de avituallamiento que tiene de todo para satisfacer nuestras necesidades. Hemos tardado 4:00 h. en llegar hasta aquí y verdaderamente estamos muy sorprendidos, bien es cierto que hemos llevado un buen ritmo, pero no pensábamos hacerlo en tan poco tiempo.

Desde aquí debo de continuar sólo por cuanto que mi compañero tiene intención de correr la carrera corta y ello implica que tenga que tomar otra dirección a la que voy yo. Necesito hacer otros 34 km. con un desnivel de 1738 m. D+ antes de volver a estar en este mismo lugar. Sin demorar más mi salida, ya llevo bastante tiempo parado, me decido a ponerme en marcha. De repente me encuentro con una cuesta larga y de muchísima pendiente que me cuesta mucho superar, no sin que los pies se quejen y me cueste respirar. Una vez superada Defensa la cuesta cambia de sentido y comienza una bajada muy bonita y espectacular por una senda muy marcada y jalonada de grandes bloques, que a veces oponen resistencia. En poco tiempo he descendido mucho y ya estoy en Castell de l´Eranprunyà, donde lo primero que me encuentro es una preciosa ermita que en su puerta han instalado un pequeño avituallamiento.

Otra vez me encuentro corriendo por una carretera y antes de darme cuenta pierdo las marcas y me pierdo. Como la carretera va en descenso, no tengo más remedio que darme la vuelta y subir hasta encontrar las marcas que me llevarán en la dirección
correcta. Al cabo de un tiempo, consigo ver al otro lado de la carretera una flecha pintada en el suelo y que me dirige por una callejuela a un bosque de eucaliptos. Desciendo el bosque por un camino de tierra y según voy bajando pienso en lo que me puede esperar, debido a que llevo mucho tiempo bajando y antes o después, me tocará volver a subir. Si antes lo digo antes cambia el sentido de la pista y para cuando me doy cuenta, ya vuelvo a estar jadeando cuesta arriba. Subo al Turo de Tabor y los seis  montículos de la Collata Fusteraco antes de llegar al Coll de Querol. Voy  en descenso hacia el pueblo de Torelles de Llobregat y cruzando por el centro llego hasta el siguiente avituallamiento (Km. 45).

El sol aprieta y el calor es sofocante, necesito beber mucho líquido si no lo quiero pasar mal. Continúo mi camino por un bosque de pinos cuya cuesta me lo hace pasar mal. No hay forma de subir si uno no se agarra a lo que puede, dada su verticalidad. A duras penas consigo llegar a la cima del Puig Vicenç y sin tiempo a recuperar la respiración comienzo la bajada por Bosc Gran. Nuevo avituallamiento (km. 58) donde me como dos galletas y unos trozos de manzana. Unos kilómetros más adelante me vuelvo a perder, aunque esta vez he seguido una marca que alguien ha colocado mal. Después de mucho tiempo y tras hablar cuatro veces con la organización, me piden que vuelva sobre mis pasos hasta dar con el camino correcto. Lo hago y consigo encontrarlo pero ya han pasado más de 30´. Nuevamente en dirección ascendente para cruzar Polvori de la Vall d´Arús y Creu d´Ardenya, que me llevan nuevamente al pueblo de Begues ya con un ligero sirimiri que me moja. Avituallamiento y control (km. 67).

Antes de salir hemos podido dejar una mochila con ropa limpia y seca, que la organización se ha comprometido a traerla hasta aquí. Me acerco a pedir la mía con la intención de cambiarme, dado que he llegado mojado a consecuencia del sirimiri, pero parece ser que la mía es la única mochila que no han traído por equivocación y me quedo un tanto desconcertado y sin poder hacer nada. Sin perder más tiempo me decido a ponerme en marcha, dado que el tiempo no tiene intención de mejorar. Tan pronto salgo comienza a llover y el calor que hacía hace unas pocas horas no se parece en nada al fresco que hace ahora. Saco de la mochila que llevo en la espalda toda la ropa que
tengo, que dicho sea de paso no es mucha, y me la pongo para intentar mantener el calor.

Salgo de Begues por una de sus calles laterales y voy en dirección al Puig de Saiada, continuando por Montau y Puig de l´Antiga, descendiendo en busca del avituallamiento y control de Olesa. Me han ofrecido un vaso de Isostar y una vez lo he bebido no me ha sentado nada bien, lo he devuelto al instante. Después de pasar un mal rato los organizadores dan por supuesto que no continúo y me retiro, pero mi intención es continuar. Me traen una bolsita de azúcar, cuando menos para poder recuperar un poco las fuerzas y salgo con la intención de acabar.

La tarde avanza pero todavía es de día y tan pronto entro en el bosque comienza nuevamente a llover. La noche ya está aquí y estoy obligado a encender mi frontal, por cuanto que no veo nada. En la medida que avanzo la intensidad de la lluvia aumenta y parece como si nunca lo hubiera hecho, que manera de llover. Apenas veo un metro por delante debido a la lluvia que cae y lo único que intento es no tropezarme ni perder el camino. La noche es muy oscura y mojado como estoy con la que esta cayendo, estoy helado, los dientes me chirrían y no los puedo detener. Estoy transitando por la Serra de les Planes y me dirijo al Coll d´Esteles que una vez  lo rebaso, comienzo una larga bajada hasta encontrarme con la carretera  que va a Cam Nitjans y la cruzo por debajo aprovechando que hay un puente. Continúo por Riera de Pelagons hasta la GR-92.3. Después de pasar por Santa Susana y Llaureda, siguiendo la GR-5 llego al avituallamiento y control de Can Grau. Bebo un poco de agua, aunque de agua voy más que servido. La tormenta es espectacular, los rayos iluminan el cielo como si fueran bengalas, los truenos suenan con un ruido ensordecedor y lo que faltaba, se ha levantado un fortísimo viento que agudiza mucho más la sensación de frío. Los caminos se han convertido en ríos y llevo los pies metidos en agua hasta los tobillos. Después de unas tres horas de tormenta y para cuando me he dado cuenta, apenas llueve y aunque el viento es muy fuerte, me decido a acelerar mi paso y no dejar de correr para intentar entrar en calor. Paso el último avituallamiento de Solei de l´Espardenyer sin detenerme, no está la noche para hacer muchos descansos, continúo durante unos kilómetros a muy buen ritmo hasta llegar a la altura del último obstáculo importante, que no es otro que la Creu de San Isidre que he subido esta mañana.. Sólo me quedan los últimos 10 km. que los hago cuesta abajo, con mucha precaución debido al barro que se ha formado en la bajada a consecuencia de la tormenta. Tengo Sitges delante de mí y cada vez me falta menos para terminar. La emoción me invade y las lágrimas afloran, sólo con pensar que a unos pocos minutos me están esperando los míos, en especial mi mujer. Después de tantas horas ya tengo ganas de ver una cara conocida y a falta de 500 m. la veo y una vez a su altura, corremos los últimos metros juntos hasta pasar la línea de meta.

Son las dos y quince minutos de la madrugada y sin perder tiempo vamos al hotel, necesito quitarme la ropa mojada y meterme en la cama, no sin darme una buena ducha antes.

La carrera ha sido muy bonita pero muy dura. El tiempo que hemos tenido, fresco por la mañana, mucho calor a continuación, lluvia por la tarde y la tormenta del siglo por la noche, nos ha puesto las cosas muy difíciles pero a pesar de ello estamos aquí. El tiempo que he necesitado ha sido de 19:14:52 h. pero estoy muy contento, he superado el reto y me encuentro muy satisfecho, correr esta bonita carrera merecía la pena. A los amantes de los Trail les recomendaría que la hicieran.

Ficha técnica

  • Ruta: Ultra trail Barcelona
  • Longitud:109.000 m.
  • Desnivel:4.838 m.
  • Ubicación:Otros
  • Categoría : Ultra-trail
  • Competición:
  • Ruta circular:
  • Termina en el punto de salida:
  • Acceso:Este Trail tiene su inicio y final en el bonito pueblo Sitges y transita por el parque natural de Garraf.
  • Tiempo ascenso:19:14:52 h.
  • Características:Trail que se compone de dos bucles importantes alrededor del parque natural del Garraf. Longitud importante y muy necesario estar entrenado, tanto física como mentalmente. Tiempo muy cambiante con mucho calor de día y grandes tormentas por la tarde-noche.
  • Material:Mochila, mínimo un litro de agua, 2 frontales, pilas, teléfono móvil, manta térmica, comida y ropa de abrigo.
  • Época: Primavera
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.