Arista du Cosmiques - AD+

Escrito por Capra Alpina.
77
visitas

Llegamos de madrugada a Chamonix y tras dormir unas pocas horas sobre el asfalto, cogemos el billete del teleférico para subir hasta la Aiguille du Midi. No hemos andado muy listos y con la cantidad de turistas que hay, nos vemos relegados a subir en la cabina que sale a las 11:30h. Una vez en la estación superior, nos dirigimos a los túneles del pitón sur de la Aiguille du Midi y sin perder tiempo, nos adentramos en la cueva de hielo, puerta de acceso a la afilada arista este (3.670 m).

Los turistas se amontonan a nuestro alrededor y nos miran como si fuéramos de otro planeta. Una vez salimos a la arista este recorremos la primera parte, muy vertical y afilada, y que se ve muy concurrida. La segunda parte es mucho más sencilla y sin ninguna dificultad conseguimos alcanzar el plató glaciar de la Vallée Blanche. Una vez dejamos atrás el espectacular Pilar Sur con la Vía Rebuffat, conseguimos llegar hasta el Refugio du Cosmiques (3.6134 m). 

Se nos ha hecho tarde pero aún así, seguimos con el plan inicial de escalar la Arista du Cosmiques y para ello, descendemos del refugio hasta el Abrigo Simond. La primera parte de la arista, que apenas tiene nieve, se asciende entre grandes bloques y sin mayores problemas (II+/III), por lo que lo hacemos en ensamble para ganar tiempo. Al no haber ninguna referencia, ni hito alguno, vamos navegando por donde intuimos es más evidente.

Una vez llegamos a la base del primer gendarme, que dejaremos a nuestra izquierda, continuamos con una pequeña travesía hacia la derecha dirección a un segundo gendarme (3.731 m), mucho más bajo que el anterior. En todo momento estamos escalando por la vertiente de la Vallée Blanche con magníficas vistas hacia el Mont Blanc de Tacul (4.248 m) y el Mont Maudit (4.465 m), a los que no dejamos de mirar para tratar de memorizar el camino que deberemos de seguir la próxima madrugada dirección al Mont Blanc.

Llegamos a su parte alta y nos encontramos con una profunda brecha que nos corta el paso. La primera parte se puede destrepar o si lo preferimos podremos rapelar. Una vez pasamos nuestra cuerda por el seguro que encontramos, empezamos a destrepar pero deberemos de tener cuidado para no desviarnos en exceso hacia la izquierda, puesto que el siguiente rápel esta montado a la derecha y la inercia de la cuerda nos lleva irremediablemente en sentido contrario.

Una vez conseguimos llegar hasta el segundo punto de rápel, encontramos dos spit unidos con una cadena y un gran mallón. El inicio del rápel es un tanto complicado porque desciende entre dos grandes bloques de granito, donde apenas entramos y hasta la mochila resulta ser un estorbo.

Tan pronto pasamos este estrecho tramo, el rápel se vuelve totalmente volado y durante unos 20 m bajamos suspendidos en el aire, hasta llegar al fondo de la brecha y situarnos sobre una estrecha repisa, junto a la base de la primera torre. A partir de este momento empezamos a ser conscientes de que ya no hay vuelta atrás y la única salida es por arriba, estamos en un punto sin retorno. A partir de aquí vienen los pasos más complicados de la vía.

Una vez rodeamos la base de la torre comenzamos a ganar altura por la izquierda escalando un muro vertical (IV) atravesado por una grieta y donde en su parte superior encontramos un par de spit donde podremos montar la reunión.

Seguimos ganando altura hasta la cercana cima de la torre, que se ve increíblemente hermosa, y que dejamos a nuestra izquierda para continuar por la derecha en una travesía horizontal con tendencia descendente (II-III), hasta la base de la segunda torre.

Rodeamos por su base la segunda torre que nos conduce a un pequeño collado que es la antesala del paso clave de la vía y la que le da su dificultad, una placa lisa con una fisura diagonal a derechas de V y que vista desde el collado tiene un aspecto increíble. En la lisa placa, si observamos con atención, podemos ver un par de agujeros en la parte inferior derecha para las puntas de los crampones, que nos serán de gran ayuda para poder superarla.

Nosotros no llevamos los crampones puestos y si por el contrario las botas de alta montaña, por lo que los diminutos agujeros de poca ayuda nos van a ser. El secreto está en llegar a la fisura donde además de conseguir un buen agarre para las manos, encontramos un pitón donde colocar un seguro. Una vez que hemos conseguido alzarnos sobre la fisura, continuamos por una pequeña chimenea que encontramos a nuestra derecha.

Una vez superamos la chimenea, una travesía horizontal hacia la izquierda, ciertamente aérea, nos sitúa bajo un segundo muro vertical con grandes fisuras, donde debemos de tirar mucho de brazos utilizando la técnica de escalada en bavaresa (IV) para conseguir llegar hasta una pequeña horcada que nos conduce a la vertiente opuesta (oeste) y que se asoma al glaciar de Bossons, cuyo impresionante patio de unos mil metros de caída libre impone.

Desde este punto ya es visible el final de nuestro objetivo, pero el camino a seguir no parece nada evidente por lo que vamos avanzando siguiendo nuestra intuición, siempre por la vertiente oeste y entre grandes bloques, tratando de mantener un complicado equilibrio. Este tramo, al igual que el resto de la arista, es evidente que no genera las mismas sensaciones de riesgo con o sin nieve, pero en cualquier caso, tendremos que prestar mucha atención a lo que hacemos. 

Superamos unos últimos resaltes (III/III+) que nos sitúan mucho más cerca de la terraza inferior de la Aiguille du Midi, donde ya empezamos a ver a los muchos turistas que se amontonan en ella. Poco a poco nos acercamos a la inestable escalera que nos ayudará a poner los pies en la segura terraza, dando por terminada esta corta pero intensa escalada, 2:45 h.

Pese haber salido tarde hemos conseguido escalar la arista tal y como habíamos planeado, que seguro nos vendrá muy bien para mejorar nuestra aclimatación de cara a la dura jornada que nos espera mañana. No es de extrañar que suba tanta gente a este lugar, las vistas que tenemos desde esta plataforma son increíbles, miremos donde miremos el espectáculo esta garantizado, especialmente si lo hacemos en dirección al Mont Blanc du Tacul, Mont Maudit y Mont Blanc, techo de los Alpes.

Después de un pequeño pero merecido descanso, volvemos a los túneles del pitón sur para adentramos en la cueva de hielo y volver a la afilada arista este (3.670 m), para conseguir llegar al refugio de Cosmiques antes de la hora de la cena, que según nos han informado se servirá a las 18:30 h. Después de una copiosa cena y antes de irnos a dormir, disfrutamos de un espectacular atardecer, el mejor colofón para este intenso día. 

 

Ficha técnica

  • Ruta: Aiguille du Midi Arista du Cosmiques
  • Longitud:790 m.
  • Desnivel:242 m.
  • Ubicación:Alpes
  • Categoría : Escalada clásica
  • Dificultad:AD+
  • Graduación de la escalada en roca:V
  • Ruta circular:
  • Termina en el punto de salida:
  • Tiempo acceso:0:15 h
  • Acceso:Desde la estación superior de la Aiguille du Midi y la afilada arista este (3.670 m).
  • Tiempo ascenso:2:15 h
  • Tiempo descenso:0:45 h
  • Características:Escalada divertida y muy entretenida de un excelente granito y en un entorno espectacular. La primera parte algo más sencilla da paso a una segunda mucho más técnica.
  • Material:Casco, arnés, cuerda de 60 m, juego de friends, cintas
  • Condiciones:Nosotros no encontramos mucha nieve y la hicimos sin la necesidad de crampones, pero lo normal será que haya que usarlos y que la escalada sea en mixto.
  • Época: Verano
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.