Cresta occidental de la Maladeta PD+

Escrito por Capra Alpina.
179
visitas

Se trata de la cresta de la Más Alta o Maladeta, su auténtica espina dorsal. Tiene su inicio en el Pico del Alba, el tresmil más occidental del macizo de la Maladeta, y después de ascender a siete tresmiles más, termina en la misma cima de la Maladeta. Tenemos la intención de unir la cresta del Alba o también conocida como la cresta de los 15 gendarmes y la cresta occidental de la Maladeta en dos días.

Alrededor de las 20:00h llegamos al Cuello del Alba (3.081 m), después de haber escalado la Cresta del Alba, con la intención de vivaquear. Tratamos de alisar un espacio reducido entre los grandes bloques de granito para poder acomodar nuestro saco de dormir. Antes de ponerse el sol, pensamos podríamos ascender El Diente y La Muela del Alba sin necesidad de esperar a mañana. En apenas 20´ conseguimos llegar hasta la cima de la Muela del Alba (3.118 m) y elevarnos sobre los inestables bloques de la cima y cuyo equilibrio es muy precario.

Descendemos por unas repisas y un pequeño paso algo expuesto (III), que nos lleva al pequeño collado entre El Diente y La Muela. A partir de aquí, la cresta se eleva sin ninguna dificultad hasta alcanzar la cima del Diente del Alba (3.136 m). El sol  que poco a poco se va ocultando por la vertiente de Cregüeña, nos permite disfrutar de un espectacular atardecer.

A las 6:00h suena el despertador pero a nadie le apetece salir del calor del saco, la madrugada es especialmente fría. Ver los primeros rayos de sol iluminando la cima del Diente del Alba parece que nos anima y poco a poco empezamos a desperezarnos. Apenas desayunamos unas pocas galletas y una vez recogemos nuestro pequeño vivac, mochilas al hombro nos dirigimos al Pico Mir.

Por la izquierda del Cuello del Alba (SE) se eleva altiva la cresta que nos llevará al Pico Mir. Los aproximadamente 100 m de desnivel que separan ambos puntos los superaremos con una sencilla trepada inicial (I) y que realizaremos por la vertiente de Cregueña, encontrando en la parte alta una canaleta rocosa de grandes bloques que nos aproximará al filo (I+).

Una vez superada la canaleta, continuamos por la derecha paralelos al filo sorteando grandes bloques, que si bien no nos ofrecen mucha dificultad, nos obligan a utilizar las manos para avanzar. Una vez conseguimos encaramarnos al filo, en apenas unos minutos conseguimos llegar hasta la cima del Pico Mir (3.185 m).

El Pico Mir tiene una doble cima si bien ambas tienen la misma altura. Su cima occidental (NW) está separada por una brecha de unos 4 metros de su cima oriental (SE) y para poder acceder a esta última, nos encontraremos un bloque rocoso que requiere de una corta pero expuesta escalada (IV), evitable por la derecha descendiendo por una canaleta (I+) para a continuación remontar por la izquierda y retroceder hasta la cima del pico.

La cima del Pico Delmás queda al norte de la cresta y para poder llegar a ella, tenemos que destrepar hasta la brecha que separa ambas cimas. El descenso no es muy exigente pero la visión del glaciar de la Maladeta a nuestros pies le da un toque ciertamente aéreo.

Una vez en la brecha bordeamos unos bloques rocosos por la izquierda para a continuación ganar el filo de la cresta por la derecha. A partir de aquí una sencilla trepada nos lleva directamente hasta un enorme bloque de granito, punto culminante del Pico Delmás (3.158 m), 10´ desde la cima del Pico Mir. 

Volvemos sobre nuestros pasos para continuar con el recorrido de la cresta. El Pico Sayó o también conocido como el Segundo Pico de la Maladeta Occidental, que se encuentra en la mitad de la cresta, es el que viene a continuación. Descendemos la espectacular arista de la cima oriental del Pico Mir hasta el collado que lo une al Pico Sayó.

El recorrido de esta parte de la cresta no es muy complicado pero no nos podemos descuidar, el glaciar de la Maladeta, siempre presente, no nos quita ojo. Otra opción para poder ascender al Pico Sayó sería bordear la base de los Picos Mir y Sayó para elevarnos hasta el collado Cordier y girar a la izquierda para llegar cómodamente por la loma sur a su cima. En invierno o primavera los 30º de inclinación de dicha loma hacen obligado el uso de los crampones y el piolet.

La forma piramidal del Pico Sayó nos obliga a trepar por corredores descompuestos, donde avanzar nos cuesta algún esfuerzo, y en su parte final escalar entre grandes bloques (II) que nos conducen directamente a la amplia cima del Pico Sayó (3.211 m). Desde esta privilegiada  atalaya la visión de 360º sobre el pirineo central, donde se ubican las cimas más elevadas de toda la cadena montañosa, es ciertamente espectacular.

Después de un breve descanso continuamos nuestro recorrido descendiendo por la sencilla loma sur, camino a la cima del Pico Cordier. La diferencia de altitud entre ambas cimas es de apenas unos pocos metros, lo que hace que recorrer esta parte de la cresta sea muy sencilla y no ofrezca ninguna dificultad.

Son las 9:30 h y nos encontramos sentado en la cima del Pico Cordier (3.266 m) disfrutando de unas vistas increíbles sobre la Maladeta y el Pico Maldito, el Pico Abadías y sus agujas, la Punta Astorg y el Pico del Medio, el Pico Vallibierna al fondo a la derecha, así como el Pico de la Rimaya a nuestra izquierda donde dirigiremos nuestros próximos pasos.

Continuamos por la vertiente de Cregüeña hasta alcanzar el collado del Pico de la Rimaya y dado que las paredes de granito, lisas y verticales, hacen inviable continuar por ella, nos elevamos por una canaleta que nos transporta a la vertiente de la Renclusa. 

En la vertiente norte nos encontramos una zona caótica de grandes bloques y corredores descompuestos, más apropiados para la escalada invernal. Poco a poco y haciendo algún que otro equilibrio sobre el glaciar, llegamos a una estrecha chimenea donde encontramos una cinta en un saliente de roca y que aprovechamos para asegurar el paso.

Abandonamos la chimenea por la pared de la izquierda donde un paso acrobático (III+) nos ayuda a encaramarnos hasta el filo, para sin ninguna dificultad llegar al punto más alto de la cresta, que esta coronado con un gran bloque en forma de  pirámide. El altímetro nos marca 3.265 m.

Ahora que estamos aquí arriba miramos a nuestro alrededor y nos da la impresión que no es la cota más alta, por lo que decidimos descender y dirigirnos a la chimenea contigua que se encuentra unos metros más al oeste para trepar por ella. Su dificultad es similar a la anterior (III+), por lo que para evitar alguna sorpresa decidimos ir en ensamble.

Una vez llegamos a su cima, encontramos un gran bloque coronado por un cairn que entendemos marca la cima del Pico Punta Collado de la Rimaya y donde el altímetro nos marca 3.264 m, un metro menos que en la cima anterior. Ahora mismo la duda es cual de la dos es la cima, pero ante la duda mejor haber subido a las dos. Miramos una y otra vez el mapa para tratar de encontrar un camino lógico que nos lleve hasta el collado de la Rimaya pero no lo vemos nada claro.

Además, tanto subir y bajar ha hecho que haya pasado el tiempo sin darnos cuenta y ya es mediodía. Mientras disfrutamos de las increíbles vistas que tenemos sobre el lago de Cregüeña, uno de los mayores y altos del Pirineo, y los picos que lo rodean, decidimos no continuar y dejar pendiente la ascensión de la Maladeta para otro día.

Volvemos sobre nuestros pasos y una vez conseguimos llegar al collado Cordier (3.127 m), decidimos ascender las dos cimas del Pico le Bondidier, cuya cresta aérea y nada complicada, se encuentra relativamente cerca y no nos debería de llevar mucho tiempo.

Un gran nevero defiende el inicio de la cresta y una vez lo superamos, entramos en un terreno descompuesto que da paso a una sucesión de grandes bloques (I+), que nos llevan hasta un primer gendarme que superamos por una repisa que encontramos a su derecha. Una vez llegamos a la primera horcada, desde donde es visible la cima norte, la cresta se torna altiva.

Unas lajas verticales, que por suerte presentan un par de fisuras de gran tamaño y con excelentes agarres (II), nos llevan directamente hasta el bloque cimero. A pesar de que en algunas reseñas aconsejan no elevarse sobre el por su precario equilibrio, nosotros corremos el riesgo. Estamos en la cima del Pico Le Bondidier Norte (3.152 m), tresmil que no está en la lista oficial, pero que se ha comprobado que cumple las condiciones para estar en ella.  

Descendemos por el oeste (I+) por una sencilla canaleta para alcanzar la segunda horcada previa a la arista final y que atacamos con decisión. La arista tiene un escalón inicial (II+) de buen granito y excelentes agarres, que puede ser evitado por su derecha (II) por una placa tumbada que nos llevará a través de grandes bloques y sin ningún problema hasta la cima.

Cima del Pico Le Bondidier (3.153 m). Desde el año 2016 el Gobierno de Aragón ha cambiado su denominación oficial por el de Tuca d´el Morro de Cregüeña Sur. Al estar un tanto desplazado del eje principal de la arista, tiene unas excelentes vistas hacia ella y la vertiente del lago de Cregüeña.

Antes de que se nos haga tarde nos ponemos en marcha, dado que el regreso nos llevará algún tiempo. Tenemos que descender por la vertiente de Cregüeña hasta alcanzar la Brecha inferior del Alba (2.671 m), por donde pasaremos a la otra vertiente del Alba y así descender por los Ibones del Alba hasta llegar a los Baños de Benasque (1.680 m).

Ficha técnica

  • Ruta: Pico Cordier Cresta de la Maladeta
  • Ubicación:Pirineos
  • Categorías : Arista, Escalada clásica, Subida a pie
  • Dificultad:PD- (Paso de V evitable)
  • Graduación de la escalada en roca:II
  • Ruta circular:
  • Termina en el punto de salida:
  • Tiempo acceso:6:00 h desde el collado del Alba
  • Acceso:Desde Baños de Benasque y el collado de la Brecha Inferior del Alba
  • Tiempo ascenso:9:00 h
  • Tiempo descenso:3:00 h
  • Características:Su cima occidental (NW) está separada por una brecha de unos 4 metros de su cima oriental (SE) y para poder acceder a esta última, nos encontraremos un bloque rocoso que requiere de una corta pero expuesta escalada (IV), evitable por la derecha descendiendo por una canaleta (I+)
  • Material:Cuerda de 60 m, cintas y algún friend
  • Época: Verano, Otoño
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.