Cresta del Alba D / IV+

Escrito por Capra Alpina.
253
visitas

La Cresta del Alba o también conocida como la Cresta de los 15 Gendarmes, es junto a la de Salenques-Tempestades una de las más difíciles de los Montes Malditos. Se trata de una de las crestas clásicas del pirineo, larga, elegante y aérea, con más de 1.000 m de recorrido, que termina en la misma cima del Pico del Alba. Su dificultad es mantenida durante todo el recorrido y si bien en su mayor parte los pasos son de II+ y de III+, hay algunos pasajes de IV y IV+. 

Una vez aparcamos el vehículo en las cercanías de Baños de Benasque, seguimos la GR rumbo NE y unos cientos de metros más adelante nos desviaremos a la derecha dirección E para comenzar a elevamos por una fuerte pendiente paralelos a la Canal de Turonet.

Poco a poco vamos subiendo por la evidente senda bordeando las estribaciones de la Tuca del Campamento, mientras nos vamos adentrando en el valle del Alba, hasta la altura del Lago Inferior del Alba (2.255 m). Lago de origen glaciar que ocupa una superficie de 2,2 ha.

Flanqueamos el lago por su izquierda, bajo la atenta mirada de la cima del Pico del Alba y su larga cresta, para continuar ascendiendo por una evidente senda, entre canales rocosos y alguna zona herbosa, hasta la parte superior de la cuenca del Lago Superior del Alba. La Brecha Inferior del Alba, donde comienza esta impresionante cresta, se ve muy evidente. 

Dejamos a nuestra izquierda la vía normal de ascenso al Pico del Alba y descendemos unos metros hacia la cuenca del último lago. Apenas encontramos algún rastro de senda pero la evidente brecha no ofrece ninguna duda respecto a la dirección en que tenemos que ir. La brecha llama poderosamente la atención por su evidencia.

Una vez llegamos hasta ella tenemos la sensación de estar ante una verdadera puerta de piedra, que superamos con alguna dificultad. Una vez nos colocamos el arnés, el casco y nos encordamos, comenzamos la escalada. Superamos una pequeña placa lisa (II+) que flanqueamos por la vertiente del Alba, para alcanzar el primer gendarme.

Continuamos la arista por terreno fácil hasta que llegamos a la base de una fisura vertical (IV) y donde hay un parabolt. Curiosamente alguien ha dejado un express y nos ayudamos en el para asegurar el paso. Una vez lo superamos nos encontramos con la muralla de la primera gran torre.

Nos elevamos por algunas placas hasta una estrecha repisa, que por la parte izquierda y en diagonal va superando unos pequeños escalones y una fisura final (III+), hasta alcanzar la parte superior de la torre.

Continuamos por terreno fácil hasta una profunda brecha, donde otra espectacular torre nos cierra el paso. Para poderla superar hacemos un flanqueo por la derecha hacia la vertiente de Cregüeña (S), por placas escalonadas (III) que nos elevan hasta la parte alta de la torre.

Un pequeño flanqueo entre una sucesión de bloques nos deja en la base de una hermosa placa tumbada, de excelente roca y buenos agarres (III), que nos devuelve al filo de la arista.

Sigue un tramo mucho más horizontal por el que vamos cabalgando a plena cresta y que si bien no tienen mucha dificultad (III), la afilada arista y la cercanía del abismo imponen cierto respeto. 

Realizamos algunos destrepes ciertamente expuestos,

Y flanqueamos lateralmente algunos pequeños pero espectaculares gendarmes. 

En plena cresta nos encontramos con una cordada que no parece tener mucha experiencia en este tipo de terrenos y tienen un lío monumental de cuerdas, por lo que decidimos adelantarles. 

Continuamos cabalgando por el filo de la arista, desde donde alcanzamos a ver el Pico del Alba, que todavía se encuentra bastante lejos.

Después de este tramo llegamos hasta la instalación de un rápel que nos ayudará a descender hasta una pronunciada brecha (15 m), que antecede a la Gran Torre. Cerca de la base de la brecha tenemos la posibilidad de instalar la reunión para abordar el paso clave.

Avanzamos en diagonal hacía la izquierda por terreno fácil y buena roca (II), hasta alcanzar unas profundas chimeneas. Flanqueamos un espolón (IV-) y nos introducimos en la chimenea más marcada.

Continuamos ascendiendo por un precioso diedro donde la falta de presas nos exige un sobre esfuerzo (IV+) y que nos conduce hasta una pequeña plataforma bajo el filo de la arista, donde montamos la reunión (pitón).

Para poder elevarnos hasta el filo de la cresta continuamos la escalada por una placa vertical, en la que las presas no son muy abundantes (IV-) y que nos lleva directamente a lo alto de un nuevo gendarme.

Una vez superado el paso clave de la cresta, echamos un vistazo a la parte recorrida y que ciertamente se ve espectacular y muy altiva.

Nos encontramos ante un nuevo y puntiagudo gendarme, que superamos escalando su  pared lisa y vertical, que nos vuelve a exigir un nuevo esfuerzo (III+). La roca sigue siendo buena y el grado de confianza que esto nos aporta es de agradecer.

En esta última parte de la cresta hemos ganado un gran desnivel y la cercanía al Pico del Alba es evidente. No obstante un nuevo gendarme nos sale al paso pero tampoco ofrece grandes dificultades (III). 

A partir de este gendarme abandonamos la cresta y continuamos por la gravera de la vía normal hasta la antecima y posteriormente a la cima del Pico del Alba (3.136 m). 

Después de 2:50h de aproximación hasta la brecha y 7:25h de escalada de esta clásica cresta, hemos llegado a la estrecha y espectacular cima del Pico del Alba, increíble atalaya de vistas sorprendentes de algunos de los picos más elevados de toda la cadena pirenaica, Poset, Maladeta, Maldito, Perdiguero, Mir, Sayo, Cordier,……

Una vez nos hemos tomado un merecido descanso, descendemos por la vía normal hasta el Glaciar del Alba con la intención de llegar hasta el Cuello del Alba 3.081 m, collado situado entre la Muela del Alba y el Pico Sayó, donde tenemos previsto pasar la noche.

La travesía del Glaciar bajo los picos Diente del Alba y Muela del Alba no resulta muy complicada, pero con las horas de marcha que llevamos se nos hace un poco pesada.

La mochila ya empieza a ser un problema, pues no en vano la llevamos llena con el saco, esterilla, comida, hornillo, agua,… y a decir verdad ya tenemos ganas de quitárnosla de la espalda. La última pendiente que nos lleva al Cuello del Alba se nos hace interminable, pero una vez superada, procedemos a instalar nuestro vivac entre grandes bloques y antes de que se nos haga de noche. Descansar nos vendrá bien pues mañana nos espera la Cresta de la Maladeta.

Ficha técnica

  • Ruta: Pico del Alba Cresta de los 15 gendarmes
  • Longitud:1.000 m.
  • Desnivel:450 m.
  • Ubicación:Pirineos
  • Categorías : Arista, Escalada clásica
  • Dificultad:D
  • Graduación de la escalada en roca:IV+
  • Ruta circular:
  • Termina en el punto de salida:
  • Tiempo acceso:7:25 h
  • Acceso:Desde Baños de Benasque
  • Tiempo ascenso:10:15 h
  • Material:1 cuerdas de 60 m, juego de fisureros, algunos friends y cintas.
  • Época: Verano, Otoño
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.