Cara norte clásica del Vignemale

Escrito por Capra Alpina.
2307
visitas

Una de las paredes más espectaculares de todo el Pirineo se encuentra anclada en el circo de Oulettes de Gaube. Se trata de un muro vertical de 800 metros y una de las escaladas más clásicas de la historia del Pirineísmo.

Llegamos a eso de las nueve de la noche al parking de Pont d'Espagne. Todos los bocadillos que habíamos comprado para subir al refugio de Oulottes de Gaube para cenar nos los comimos antes de partir, con alguna lata de cerveza con limón.

Salimos sobre las 9:30 cuando ya el sol estaba a punto de empezar a apagarse. Empezamos subiendo una pista asfaltada hasta llegar a un cruce hacia nuestra izquierda. Este caminito remonta el valle por su ladera izquierda y en apenas 40 minutos llegamos al primer lago. Se rodea por la parte derecha y enseguida volvemos a cruzar por un puente el río que desemboca en el propio lago.

Tras dos horas y cuarto desde el coche, llegamos al refugio ya de noche. Nos metemos en los sacos y nos quedamos petrificados hasta las cuatro de la mañana.

La aproximación la hacemos en dos horas. Dejamos en el refugio el material que tenemos de sobra y remontamos el valle hacia la pared por su lado derecho. Llegamos al glaciar, donde nos encordamos, más que nada, por prevenirnos de posibles golpes por caídas de piedras. Cuando llegamos a la base, ya están escalando delante nuestro una cordada de tres franceses.

1ª parte: Se comienza justo antes de la rimaya inicial del corredor de Gaube, a nuestra derecha, comenzando por una ofita verdosa. Casi por la mitad del largo, cuando la pared se empieza a poner desplomada, se hace una travesía hacia la derecha para coger una fisura (V) hasta llegar a una gran balcón.

2ª parte: Continuamos en ensamble hacia arriba, con tendencia a nuestra izquierda al comienzo (empezar por una chimenea de IV+) y más tarde otra vez nuestra derecha. Iremos viendo de vez en cuando varios clavos en la pared. Como referencia, dejaremos constantemente la ofita verde a nuestra izquierda hasta que a partir de un momento mucho más cómodo y relajado iremos subiendo la propia franja verdosa. Debemos fijarnos en el gran gendarme que se distinguirá muy nítido en frente nuestro. Este gendarme se encuentra en el filo de una arista. La vía normal accede a esta arista por la parte derecha, pero nosotros fuimos tirando por su izquierda y terminamos en el mismo punto.

3ª parte: Una vez en la arista, el filo se hace vertiginoso, hasta que una pared (V+) nos corta el paso. Sin ninguna complicación se puede rodear por su parte izquierda, destrepando un pasito de II. Se vuelva a ascender hasta que volvemos a incorporarnos por una chimenea un poco descompuesta (III). 

4ª parte: Hicimos el último largo de la ascensión para superar un desplome (IV+) bien protegido. Poco a poco la arista se va tumbando y ya casi vamos caminando. Parece mentira viendo la pared desde lejos. Antes de llegar a la travesía hacia la izquierda (característica, porque cambia el color y la seguridad de la roca), superamos una fisura de pocos metros (IV).

5ª parte: La roca se torja más rojiza. Una travesía hacia nuestra izquierda y enseguida empezamos a remontar la pared esta vez hacia el sentido contrario. Comenzamos caminando hasta que la pared se pone más vertical (IV). Vamos poco a poco hacia nuestra derecha para plantarnos debajo del muro cimero, justo enlazando con la arista Gaube.

6ª parte: El último espolón lo afrontaremos por nuestra izquierda, por una brecha evidente entre el techo desplomado que nos corta el paso. Hay un clavo debajo y otro justo a la salida del paso (IV). Seguimos por placas de adherencia hasta llegar a una fisura preciosa (IV+) donde es fácil asegurar con friends medianos. Al final, saldremos hacia nuestra derecha para salvar el último muro mucho más vertical.

Llegamos a las cuatro de la tarde a la cima, después de poco más de 8 horas y media de escalada y trepada continua. Para mayor seguridad del personal, se recomienda realizar la mayoría de la escalada en ensamble, sino, el viaje puede resultar aterradoramente largo.

La bajada la realizamos por la vía normal, subiendo después por el refugio de Baysselance, hasta el collado del Petit Vignemale. Una dos horas y media para estar otra vez de vuelta en el refugio de Oulettes de Gaube. ¡Justo a tiempo para tomarnos una buena cena!

Ficha técnica

  • Ruta: Pique Longue Cara norte
  • Fecha de ascenso:2016-07-08
  • Longitud:800 m.
  • Desnivel:1.493 m.
  • Ubicación:Pirineos
  • Categorías : Cara norte, Escalada clásica
  • Dificultad:D (Largo inicial de V, el resto para hacer en ensamble excepto un desplome de IV+)
  • Graduación de la escalada en roca:V
  • Termina en el punto de salida:
  • Tiempo acceso:2'15
  • Acceso:Desde Pont d`Espagne, dejar el coche en el parking y seguir el sendero que conduce al Ibon de Gaube. El acceso al pie de vía hay que hacerlo con crampones y mejor encordado, ya que hay peligro de caída de piedras.
  • Tiempo ascenso:8-10 horas
  • Tiempo descenso:2'30
  • Características:Vía caótica, que mirándolo atentamente se percibe con bastante claridad la ruta. Empieza dejando a la izquierda una veta verde (ofita) para después adentrarnos en una arista. Un giro evidente a la izquierda y otra a la derecha, casi nos deja debajo de la cumbre. En la pared hay muchas opciones de que caigan piedras si hay una cordada por arriba. ¡Cuidado!
  • Material:Semaforo de alien, juego de fisureros, bagas, cuerda simple de 60 metros, crampones, casco, 1 piolet y pies de gato opcionales.
  • Condiciones:Días largos y estables.
  • Época: Verano
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.