Monte Rosa – Dufourspitze 4.634 m (PD+)

Escrito por Capra Alpina.
6151
visitas

Monte Rosa es la montaña de las muchas cimas, siendo su punto culminante el Dufourspitze (4.634 m), segunda cima de los Alpes. La ascensión por su ruta normal es bastante más exigente que la normal del Mont Blanc, principalmente por las dificultades de la arista terminal (PD+) larga, afilada, expuesta y con pasos mixtos de hielo y roca (necesarios crampones). Lo normal es utilizar dos jornadas para llegar a su cima, siendo recomendable hacer noche en el refugio Monte Rosahütte (2.795 m). 

 

Jornada uno: ascensión al refugio Monte Rosahütte. El tren cremallera que sube hacia la Gornergrat parte de Zermatt y nos eleva hasta la estación de Rotenboden (2.815 m). Descendemos sur hasta la orilla del lago Riffelsee desde donde damos vista al impresionante glaciar Monte Rosahütte. Continuamos (E) por la margen derecha de la cuenca glaciar. El cielo está totalmente cubierto y la lluvia cae sin cesar. Lástima que las nubes no nos permitan disfrutar en su totalidad de un paisaje de indescriptible belleza.

Descendemos por la amplia senda hasta las inmediaciones del glaciar Gorner. La senda ha desaparecido y apenas unas pocas balizas nos van señalando el camino.

Para poder llegar hasta el glaciar, debemos de descender por uno de sus muros laterales, desnudo y descarnado, desgastado por el roce constante del hielo y que a estas alturas del año, está muy por encima del nivel del glaciar. Bajamos más de 30 m por unas escaleras fijas, que cuando uno se asoma a ellas, verdaderamente impresionan.

Seguimos descendiendo y tras sortear un nuevo muro vertical, ayudándonos por algunas cuerdas fijas colocadas ex proceso, llegamos hasta una pasarela que hace de puente entre el granito y el hielo, y que nos ayuda a salvar la pronunciada rimaya y poder hacer pie en el glaciar.

A partir de este momento los crampones se hacen imprescindibles y la cuerda nunca está de más.  El glaciar está totalmente agrietado y aunque muchas de las grietas no son muy profundas, no nos podemos descuidar. Caminar por glaciar siempre nos infunde muchísimo respeto.

Unas pocas balizas, colocadas estratégicamente, nos ayudan a avanzar por este laberinto de grietas. Al cabo de un tiempo nos dirigimos hacia la morrena lateral derecha, por donde abandonamos el glaciar. A partir de aquí nos elevamos (izquierda) por un muro de granito, equipado con algunas cuerdas fijas y que nos ayudan a salvar un gran desnivel. 

De vez en cuando nos detenemos para descansar y disfrutar de unas impresionantes vistas del glaciar. Verdaderamente el río de hielo es espectacular y de unas dimensiones colosales. 

Una sucesión de zigzags nos ayudan a superar la parte final hasta que llegamos a la altura de las ruinas del antiguo refugio, muy cerca del actual. Una última pendiente nos lleva al nuevo y flamante refugio Monte Rosahütte (2.795 m). 3:45h. 

Acogedor y muy cómodo. Guardado desde mediados de marzo hasta mediados de septiembre, tel. 027-9672115. Con capacidad para 128 personas. Una cena reconstituyente y a la cama a descansar. Mañana la jornada será muy dura, nada menos que 1.839 m de desnivel positivo a superar, con una arista terminal larga, afilada y muy expuesta. Tendremos que madrugar mucho para evitar tener que transitar por el glaciar a pleno sol y antes de que las grietas y puentes de nieve sean un verdadero problema para nuestra seguridad.

Jornada dos: ascenso a la cumbre. A la 1:00h suena el despertador pero nos resistimos a abandonar la cama. Una vez hemos desayunado, nos colgamos la mochila al hombro y a la luz de los frontales salimos a la fría noche. El viento helador nos golpea el rostro y un escalofrío nos recorre el cuerpo. Un cielo totalmente estrellado, que nos hace olvidar la tormenta del día anterior, guía nuestros primeros pasos. Caminamos por la morrena lateral (SSE) y continuamos los hitos (SE) hasta los seracs y la Untere Plattje (Plataforma inferior). Vamos sorteamos grietas mientras trepamos una fuerte rampa que nos lleva a la Obere Plattje (Plataforma superior) 3.200 m. Continuamos ascendiendo una vaguada (Scholle) por el glaciar Monte Rosagletscher hasta coronar una meseta helada inclinada (Satteltole) 4.000 m. El espectacular amanecer nos sorprende en plena ascensión.

 

Las siluetas del Matterhorn (Cervino), Dent Blanche, Obergabelhorn, Zinalrothorn, Weisshorn, se recortan en el cielo azul. Solo por ver este amanecer merecía la pena subir hasta este lugar. A nuestra izquierda (E), entre las cumbres de Nordend y Dufourspitze, tiene su nacimiento el glaciar Monte Rosagletscher y a nuestra derecha (SE) se eleva una rampa que parece interminable y se dirige hacia el inicio de la Cresta Oeste de Dufourspitze. 

La pronunciada subida, sobre todo en su parte final, además de la altura en la que estamos, nos pasan factura y hacen muy dura la ascensión. Una vez conseguimos remontar el contrafuerte nevado (NO) que da inicio a la cresta, por debajo de la Punta Sattel (4.359 m), entramos en el tramo final de la escalada (4.400 m). Nos elevamos (E) al filo nevado de la arista y pronto nos encontramos con una primera cota (II, expuesto).

La nieve caída la noche anterior, no nos facilita en exceso nuestro avance. Destrepamos unos metros y avanzamos sobre un tramo de nieve y roca, jalonado por pequeños gendarmes, hasta que llegamos a un pequeño collado, justo por debajo de la antecima. El viento sopla con mucha fuerza y hace muchísimo frío. Además, no resulta nada fácil escalar con guantes y crampones por este terreno mixto de roca, hielo y nieve en repisas y oquedades.

El bastón que llevo en la mano en nada me ayuda a la hora de aferrarme a las rocas heladas y nevadas y decido abandonarlo, con la intención de recuperarlo a la vuelta. Salvamos un muro de unos pocos metros y continuamos cresteando (II+) por terreno expuesto y muy aéreo, hasta que conseguimos llegar a la antecima.

Destrepamos hasta una pequeña brecha y avanzamos por unas repisas por debajo de la cima, nos encontramos en el paso clave de la arista. En la medida que nos acercamos a la cima, la roca se encuentra muy pulida y el tramo es muy expuesto.

Por fin hemos llegado hasta la estrecha cima de Dufourspitze (4.634 m) 6:20h, segunda montaña de los Alpes. Un extraño artilugio marca el punto más elevado. La tensión vivida en el filo de la arista, da paso a una indescriptible alegría. Nos abrazamos y disfrutamos con intensidad del momento. El frío y la falta de espacio, no nos permiten estar mucho tiempo en esta incomparable como desea atalaya y al poco de llegar, estamos obligados a dejarles espacio a las cordadas que vienen tras nuestros pasos y están a punto de llegar. 

Tenemos una vista privilegiada hacia los Liskamm 4.527 m. 

Nuestra idea era volver sobre nuestros pasos para descender, pero dado que todos bajan por el lado contrario, decidimos seguir sus pasos. Unas cuerdas fijas nos ayudan a descolgarnos hasta el collado que une el Nordend y el Dufouspitze.

A partir de aquí, continuamos el descenso por el glaciar Monte Rosagletscher, hasta la vaguada Scholle, donde horas antes nos hemos desviado para subir a la meseta helada inclinada Satteltole.

En este punto nos detenemos y disfrutamos relajados de la ascensión realizada  y de las espectaculares vistas que tenemos la suerte de contemplar. Recordamos con nostalgia las ascensiones realizadas en este privilegiado entorno, Matterhorn (Cervino), Zinalrothorn, Castor, Polux, Unter Aeschhorn y soñamos con la posibilidad de realizar otras nuevas.

Al cabo de un tiempo nos volvemos a poner en marcha y terminamos el descenso del Glaciar Monte Rosagletscher, evitando las grietas que a estas horas del día se han vuelto a abrir. Una vez en el refugio, celebramos por todo lo alto el éxito de la ascensión, no es para menos. 10:00h.

 

 

 

 

Ficha técnica

  • Ruta: Monte Rosa Desde el refugio Monte Rosahütte
  • Desnivel:1.839 m.
  • Ubicación:Alpes
  • Categorías : Crampones, Mixto
  • Dificultad:PD+
  • Graduación de la escalada en roca:II+
  • Termina en el punto de salida:
  • Acceso:Desde Zermatt subir en el tren cremallera hasta la estación de Rotenboden (2.815 m) y a través del glaciar Gorner, subir hasta el refugio Monte Rosahütte (2.795 m)
  • Tiempo ascenso:3:45 h + 6:20 h
  • Tiempo descenso:3:40 h + 3:00 h
  • Características:El glaciar previo es largo y muy agrietado y el refugio esta ubicado bastante bajo
  • Material:Piolet, crampones, cuerda y cintas para la arista
  • Condiciones:Recorrido por glaciar y con una arista final muy expuesta y aérea de escalada en mixto
  • Época: Verano
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.