Arista Salenques-Tempestades-Aneto (D) y vídeo de la ascensión

Escrito por Capra Alpina.
1524
visitas

En nuestro primer intento, una imprevista tormenta de nieve nos obligó a retirarnos, no sin haber tenido que dormir en la base de la cresta y pasar una noche de perros. La escalada de esta impresionante arista quedó pendiente y a la espera de condiciones más propicias.

 

Una vez tenemos todo listo para nuestro segundo intento, salimos con la intención de vivaquear a pie de arista, para comenzar la escalada temprano por la mañana.  Pero una vez más, una tormenta con mucho aparato eléctrico nos hace desistir. A las cinco de la mañana del día siguiente nos volvemos a poner en marcha, bajo un cielo totalmente estrellado y sin rastro alguno de la tormenta. Desde el  Plan de la Besurta (1.900 m) tomamos el sendero que se dirige hacia el refugio de la Renclusa, que en breve abandonamos y por la izquierda nos dirigimos hacia el Plan d´Aigualluts. Cruzamos el río Barrancs y ascendemos por una estrecha vaguada, paralelos al riachuelo que baja del ibón del Salterillo. Tras cruzar un rellano, continuamos por una vaguada contigua hasta que alcanzamos el collado de Barrancs (2.480 m) 2:00h, desde donde podemos ver la arista iluminada por los primeros rayos de sol.

Descendemos hacia la cabecera del valle de Barrancs (2.400 m). El terreno es caótico y las sucesivas morrenas, divididas por el torrente que cae del Glaciar de Tempestades, hacen muy difícil el avance. Aprovechamos los pocos neveros que encontramos para aliviar en cierta manera  la dura ascensión, hasta el pie del canalón que da acceso al collado de Salenques.

 

Continuamos por la derecha (SO) hasta un corredor que nos deja en la base de una falla horizontal. Trepamos por grandes bloques inestables hasta que alcanzamos la cresta en las inmediaciones de la Forca Estasen (3.028 m). Avanzamos por la arista (II+) en un constante sube y baja por su flanco norte (vertiente de Barrancs), hasta que llegamos al pie de la Torre de Salenques (3.111 m) y donde comienzan las verdaderas dificultades.

Se trata de una aguja de placas verticales surcadas de grandes fisuras, que ofrece algunas variantes, pero que en ningún caso superan el IVº. La excelente roca granítica, de un curioso color anaranjado, presenta inmejorables posibilidades de aseguramiento.

Después de unos 35 m de escalada y sin necesidad de llegar hasta la parte más elevada, giramos a la derecha  (N) hasta una brecha, clavos con anillos, donde hacemos la reunión. Nos encontramos en el tramo conocido como “la pajarita de papel”, pilares de granito superpuestos y que presentan una cavidad por donde se accede a un vivac, donde nos encontramos dos esterillas. Ya en la base de la siguiente placa (reunión), nos encontramos con un tramo inicial muy aéreo (V-) y que se mantendrá hasta su afilada cumbre.

Situados en una amplia brecha (reunión) bajo el paso clave, a la derecha de una gran placa que conforma el siguiente resalte y donde se encuentra un clavo en su base. Desde esta posición podemos ver la parte de la arista recorrida y la afilada torre que hemos dejado atrás, que presenta una característica fisura por la que se accede a su cumbre (IV).

Nos encontramos ante el tramo de mayor dificultad de la escalada, siempre y cuando decidamos continuar directos (V+) por una placa de granito claro vertical con algunas fisuras (varios clavos) o por el contrario realizar una vira muy expuesta y aérea de escasas presas para las manos (IV). Nos decidimos por recorrer la cornisa hacia la izquierda (S) hasta una brecha vertical (clavo). La exposición al vacío es impresionante y la escasez de presas para las manos le añade cierta dificultad a nuestros movimientos.  La brecha vertical (III+) nos conduce a la vertiente SO (clavo) hacia una canaleta fácil (II+) que por la derecha nos conduce a la cima E del Primer Resalte de Salenques (3.127 m) (D). Cintas de rápel.

Un sencillo rápel de unos 25 m nos conduce a una terraza en la base del segundo resalte.

Una vez superadas las mayores dificultades técnicas de la escalada, unas placas fisuradas nos dan la oportunidad de disfrutar de este tramo (II+/III, 30 m), ascendiendo unas rocas claras por la vertiente de Barrancs, por donde volvemos al filo de la arista.

Superamos algunos bloques de granito (II+) hasta que un muro nos sale al paso y lo evitamos por la derecha (N). Unos metros más arriba llegamos hasta una canal (II), algo inestable, por donde llegamos al filo de la arista y desde donde volvemos a la vertiente S. Nos encontramos en la base del resalte del pico Margalida.

Una especie de sendero  va elevándose por las diferentes terrazas (I), por donde ganamos altura sin ninguna dificultad. Para volver a la cresta giramos a la derecha y trepamos un pequeño diedro (III-) que nos conduce hasta un pequeño muro final (II), por donde alcanzamos la cumbre de Margalida (3.241 m) (PD)Hito. 8:30h. desde el parking cercano al Hospital de Benasque.

El buen tiempo que hasta ahora nos ha acompañado parece haber sufrido un pequeño revés y aunque no parece que vaya a llover, la niebla, poco a poco, se va adueñando de las alturas. Descendemos por la aérea y espectacular arista NO, sobre los cortados de la vertiente de Barrancs. Dejamos atrás la botella de oxigeno que se encuentra encajonada entre unos bloques, antes de descender hasta la depresión de la Brecha Margalida (3.212 m) (PD-).

La subida final no ofrece ninguna dificultad y al cabo de unos 15´nos encontramos en la cima del Pico Tempestades (3.290 m) (F+). Hito. Definitivamente la niebla nos engulle por completo.

Somos conscientes que continuar supone meterse en terreno muy expuesto, de pésima roca, avance muy lento y además, con la complicación añadida de la niebla, pero a pesar de todo, ni nos cuestionamos abandonar. Descendemos por la vertiente de Llosás evitando una cota sin relevancia (3.270 m).

La niebla y la falta de hitos nos hacen dudar, pero poco a poco nos vamos acercando hasta la Punta Cresta de Tempestades (3.274 m) (D-), que decidimos no hollar a pesar de encontrarnos a muy pocos metros de la cima. Verdaderamente la roca en este tramo se encuentra en un pésimo estado y tenemos que andar con muchísimo cuidado.

Descendemos a una pequeña brecha que nos da paso a la vertiente de la Brecha de Tempestades. Unos cuantos cordinos sujetos en un bloque nos permiten hacer un primer rápel. Unos 20 m por debajo de este, existe otra instalación que nos deja en la misma brecha (50 m). Menos mal que llevamos dos cuerdas de 60 m, puesto que la otra opción sería destrepar (III) por roca muy descompuesta y nada segura.

Nos encontramos en la Brecha de Tempestades (3.274 m), lugar frío e inhóspito. Nos elevamos por la vertiente de Llosás hasta una pequeña terraza, desde donde llegamos hasta una placa tumbada y que cruzamos con ayuda de una fisura (III+), muy elegante y de magnífica roca.

Por terreno mucho más estable pero de dificultad mantenida, alcanzamos un diedro (III) por el que llegamos a la terraza superior. La falta de visibilidad y el desconocimiento del terreno, nos impide orientarnos debidamente y las dudas nos asaltan continuamente, ¿Seguimos el camino correcto?.......... A partir de la Brecha de Tempestades nos hemos vuelto a encordar y avanzamos a largos, cuando lo más aconsejable y rápido sería hacerlo en ensamble.

Decidimos elevarnos directamente al filo de la cresta y después de sortear varios resaltes, alguno ciertamente expuesto y aéreo (III), llegamos hasta una brecha (II) que una vez superamos, nos conduce hasta la cima de la Espalda de Aneto (3.350 m) (D-). Hito.

La niebla nos concede una pequeña tregua y por fin, podemos ver la cima del Aneto con su característica cruz en lo alto. Apenas nos separa una última arista de grandes bloques de nuestro objetivo final.

Continuamos por la arista sorteando los últimos resaltes, hasta que una sucesión de grandes bloques nos elevan, sin ninguna dificultad, hasta el punto culminante de la escalada y de toda la cordillera pirenaica, la cima del Aneto (3.404 m) (F+) 14:00h desde el parking cercano al Hospital de Benasque.

Después de 10:00h de mucha tensión, hemos conseguido culminar la escalada más clásica hasta el Aneto, que a decir verdad, es mucho más comprometida que difícil. La alegría nos invade y la satisfacción es total, pero sin demasiado tiempo para disfrutar de nuestro logro, debemos de pensar en el descenso. 

Apenas nos queda un poco más de una hora de luz para llegar hasta el Portillón Superior (2.880 m). Después de un complicado descenso a la luz de nuestros frontales, a las 23:00h conseguimos llegar al refugio de la Renclusa (2.140 m), donde los guardas nos reciben  con los brazos abiertos. A la 1:00h de la madrugada llegamos al parking cercano al Hospital de Benasque, donde 21:00h antes hemos aparcado el coche.

Ficha técnica

  • Ruta: Aneto Por la cresta Salenques-Tempestades
  • Longitud:3.000 m.
  • Ubicación:Pirineos
  • Categoría : Escalada clásica
  • Dificultad:D
  • Graduación de la escalada en roca:V+
  • Ruta circular:
  • Termina en el punto de salida:
  • Tiempo acceso:14:00 h
  • Acceso:Desde el Plan de Besurta (1.870 m)
  • Tiempo ascenso:21:00 h
  • Tiempo descenso:7:00 h
  • Características:Larga aproximación hasta el inicio de la cresta (3:30 h). Excelente roca (granito) durante la primera mitad y muy descompuesta en la segunda. Duración de la escalada hasta la cima del Aneto 10:00 h, mientras el descenso nos llevó otras 5:00 h.
  • Material:1 cuerda de 60 m, Juegos de friends y fisureros, cintas (pies de gato opcionales)
  • Época: Verano
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.