Ganbo - 1.413 m

Escrito por Capra Alpina.
391
visitas

La sierra de Aralar ha sido durante siglos encrucijada de caminos. Por aquí han transitado peregrinos dirección al santuario de San Miguel y sus calzadas fueron autenticas autopistas que unieron las tierras del interior con la costa Gipuzkoana. Los primeros monumentos funerarios datan de hace más de 4.000 años y fueron levantados por los hombres prehistóricos. Para poder conocer mejor este privilegiado enclave, os proponemos un recorrido circular que tienen su inicio y final en el pueblo de Amezketa y que pasa por la cima de Ganbo, segunda cumbre más elevado del macizo.

Partimos desde el pequeño y bonito pueblo de Amezketa y una vez dejamos atrás el cementerio, seguimos por una estrecha pista que nos lleva hasta los restos del caserío Espila Saletxe, casa natal de Fernando Bengoetxea, más conocido como Fernando Amezketarra. Bertsolari y humorista que nació el 10 de octubre de 1.764.

Continuamos ascendiendo por la senda donde encontramos cables roñosos, que años atrás fueron utilizados para bajar las vagonetas con mineral de cobre de las minas de Burutzuzingo. 

Al cabo de 20´ llegamos hasta el puente de madera de Berazeaga (430 m), por donde cruzamos la regata de Arritzaga y continuamos por la pedregosa senda que asciende y se interna en el valle.

El sendero es muy bonito, además de un tanto angosto y salva un gran desnivel. Poco a poco conseguimos salir a terreno despejado, desde donde podemos ver las muchas cascadas y las espectaculares pozas de agua cristalina que estas han generado.

Superamos un último espolón rocoso y llegamos junto a las ruinas de una antigua explotación minera (894 m). Las minas de cobre de Buruntzuzin datan del siglo XIX y se trabajó en ellas hasta mediados del siglo XX. En su explotación participaron compañías locales y alemanas (durante la segunda guerra mundial). 

Continuamos ascendiendo el barranco de Arritzeta por el sendero que transcurre paralelo al riachuelo. Al fondo podemos ver la cima de Pardarri a donde dirigimos nuestros pasos.

Nos vamos acercando a la majada de Arritzeta y un poco antes de llegar a ella, encontramos una fuente de agua  fresca y cristalina, donde podremos saciar nuestra sed.

Continuamos por la GR121 ascendiendo (S) hacia la fuente de Pardelus y Amabirjin Harri. Dejamos a nuestra derecha la majada de Pardelus (1.154 m) que nos conduciría (W) hasta el collado de Lizaso (1.289 m). Esta es la ruta más utilizada para ascender desde esta zona a la cima de Ganbo.

Las marcas rojas y blancas de la GR121 se dirigen hacia Igaratza. Antes de llegar al Perileku y tan pronto nos situamos  bajo las laderas de Pardarri, giramos a nuestra derecha (W) y comenzamos un  duro ascenso, sin tener un sendero claro.

Vamos dibujando grandes lazadas en la pendiente que nos hacen ganar altura rápidamente. Hemos superado  la cota 1.200 y cada vez nos encontramos más cerca de nuestro objetivo.

Al cabo de unos minutos conseguimos llegar a la cima de Pardarri (1.385 m).

La cercanía a Putreaizko punta (1.304 m) nos anima a acercarnos hasta ella y en apenas unos minutos conseguimos llegar hasta su cima. Las vistas desde esta singular atalaya son espectaculares.

Después de unos minutos disfrutando de las vistas, nos ponemos en marcha dirección al collado de Lizaso (1.289 m). La cima de Ganbo se alza majestuosa frente a nosotros.

Remontamos el contrafuerte rocoso para alcanzar la parte final de la subida. Una última ladera herbosa nos conduce sin ninguna dificultad hasta la cima de Ganbo, que con sus 1.417 m es la segunda cumbre de toda la sierra de Aralar y la primera del Aralar Gipuzkoano (3:15 h).

El día es espectacular, así como las vistas que tenemos. Al este vemos la cima de Aldaon (1.411 m) e Irumugarrieta o Intzako Dorrea (1.431 m).

Al noroeste Ganbo Txiki (1.377 m), Artubi (1.320 m) y el inconfundible Txindoki (1.346 m).

Al oeste Irazustako lepoa (1.268 m) y la cima de Uarrain (1.346 m).

Al sur Lizasoko lepoa (1.289 m), Pardarri (1.396 m) y Putreaizko punta (1.304 m), de donde venimos.

Bajamos hasta Irazustako lepoa, donde nos encontramos con la senda que viene desde Igaratza y se adentra en la inmensidad de las campas de Alotza. Caballos, vacas, ovejas pastan a sus anchas sobre este impresionante manto verde.

Una vez llegamos a la altura del Menhir de Saltarri, que según dice la leyenda “fue arrojado por un gentil desde Murumendi”, tenemos dos alternativas para poder volver hasta Amezketa.

Si continuamos por la senda de la derecha (N), marcada con pintura verde y blanca, en pocos minutos llegaremos a los alrededores del collado de Egurral, alcanzando la senda de la ruta normal de Txindoki, por donde podremos bajar hasta Larraitz y Amezketa.

Si por el contrario seguimos la senda de la izquierda (W), marcada con pintura blanca y amarilla, nos acercará hasta los alrededores del pico Gaztelu. Una vez en el collado Errekonta, continuamos descendiendo hasta llegar a Larraitz y más tarde hasta Amezketa.

Sea de una manera u otra, el recorrido bien merecerá la pena. Poder caminar por este entorno natural, tan utilizado desde tiempos ancestrales, resulta muy placentero y gratificante.

 

 

 

Ficha técnica

  • Ruta: Ganbo Desde Amezketa y las minas de cobre de Buruntzuzin
  • Ubicación:País Vasco
  • Categoría : Subida a pie
  • Dificultad:F
  • Ruta circular:
  • Termina en el punto de salida:
  • Tiempo acceso:3:15 h
  • Acceso:Desde Amezketa y las minas de cobre de Buruntzuzin
  • Tiempo ascenso:5:20 h
  • Tiempo descenso:2:05 h
  • Características:Recorrido espectacular por senderos ancestrales
  • Época: Verano
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.