Cresta Argualas-Garmo Negro

Escrito por Capra Alpina.
3902
visitas

Se trata de una cresta con algún paso de II incluso II+, que no ofrece grandes dificultades técnicas. Es cierto que es muy afilada y aérea, sobre todo el tramo entre el Argualas y el Algas, pero también muy divertida. Mucha precaución si esta nevada o helada, no hay margen para el error. Nuestra intención es salir desde el Balneario de Panticosa, subir por la Mallata de las Argualas hasta el circo que encierra la cresta, ascender hasta la cima de las Argualas y recorrer la afilada y aérea cresta hasta coronar la cima del Garmo Negro.

Hemos pasado la noche en el refugio de la Casa de Piedra de Panticosa (1.636 m.), del cual guardamos muy buenos recuerdos. El desayuno es una autentica sorpresa, quien lo diría, en un refugio de montaña tener la oportunidad de disfrutar de un bufet, increíble. El día amanece claro pero fresco y el sol ya ilumina la parte alta de las Argualas y el Garmo Nergro.

Un sendero muy claro parte al lado de una fuente rehabilitada, que sube en zigzag por la margen izquierda del Torrente Argualas, ganando rápidamente altura. Una vez salimos del bosque de pinos, una hermosa pradera nos permite tomarnos el primer descanso (1.860 m.) 0:30 h.  Nuestro camino continúa hacia la derecha, mientras por la izquierda parte una senda dirección a los ibones de Ordicuso.

Seguimos dirección al torrente de Arnales y antes de llegar a él, giramos a la izquierda y ascendemos hacia la Mallata Alta de las Argualas. Una vez la alcanzamos, nos encontramos a media ladera con el desvío hacia los lagos de Arnales (derecha).

Seguimos ascendiendo hasta llegar a un circo pétreo. El camino normal nos llevaría hacia la derecha elevándose por grandes bloques, rodeando el Barranco de Pondiellos, dirección al collado del mismo nombre y que se abandona alrededor de la cota 2.500 girando a la izquierda, para flanquear toda la muralla sur del Garmo Negro. A nosotros nos atrae un estrecho y empinado corredor que vemos en el Barranco de Pondiellos y por el que corre un torrente. Nos ayudará a ganar altura fácilmente y sin ninguna dificultad. Parece ser que no somos los únicos a los que se les ha ocurrido ascender por ella, pues vemos un rastro de senda y algunos hitos.

Una vez en la parte superior del corredor 1:35 h., nos fijamos en un hito que se encuentra a nuestra izquierda. El camino vuelve a ser evidente. Continuamos hasta colocarnos en la vertical del collado de Argualas y por numerosos zigzags, vamos ascendiendo la empinada ladera intentando evitar las rocas descompuestas.

En la parte final estamos obligados a subir la fuerte pendiente por la ladera descompuesta, que se hace inevitable. A pesar de que hay varias sendas, nosotros procuramos pegarnos a la pared del Garmo Negro y ganar rápidamente el collado, 2:30 h.

Entramos directamente en el pequeño circo que forman los picos Argualas, Algas y Garmo Negro. Es una lástima que el volumen de la nieve desciende cada año y esta, esté siendo sustituida por laderas descarnadas de piedra suelta, que dificultan sobremanera la ascensión.

Giramos a nuestra izquierda y dirigimos nuestros pasos directamente a la cresta. El terreno es muy incómodo y la roca se deshace a nuestro paso.  Con cierta precaución conseguimos llegar a la afilada y espectacular cresta, las vistas son impresionantes.

Muy cerca vemos la cima de las Argualas. Pasamos a la vertiente del Valle de Tena y por trazas de senda, sin ninguna dificultad, en menos de 5´conseguimos llegar hasta ella (3.046 m.) 3:20 h. Hito. Tenemos la suerte de contar con un día soleado y claro, aunque bastante frío, y podemos admirar las impresionantes vistas sin ninguna dificultad. Miramos la afilada y aérea cresta ansiosos por recorrerla.

Regresamos sobre nuestros pasos hasta situarnos nuevamente en ella. En su parte inicial la roca es mucho más oscura que en el resto de la cresta, quizás sea una señal para advertirnos de que nos encontramos en la parte más técnica de la misma (II/II+). Nos proponemos no perder el filo, aunque ello nos obligue, en algún pasaje, a caminar con un pie en cada vertiente.

Una vez superamos este divertido y entretenido pasaje, descendemos unos metros hasta el collado del Algas. No nos olvidemos que estamos en una arista muy afilada y con unas considerables caídas a ambas vertientes, en especial a la del valle de Tena y por tanto, no exenta de riesgo; precaución ante todo.

La subida hasta el pico Algas no ofrece ninguna dificultad. Se trata de una pequeña trepada, que sin la espectacularidad de la parte inicial, nos eleva hasta su cumbre (3.036 m.) 3:50 h. Desde ella podemos ver la parte más vertical de la cresta que hemos recorrida.

Volvemos a retomar la cresta, mucho más ancha y fácil de transitar en este tramo. Nos llama la atención un gendarme que emerge a nuestro paso.

La diferencia de altura existente entre la cima del Algas y del Algas Norte es apenas de 4 metros, por lo que pasar de una a otra es un sencillo paseo sin desnivel. Cima del Algas Norte (3.032 m.) 4:00 h. Desde ella vemos claramente la parte de la cresta que nos queda por recorrer.

Descendemos hasta el collado que lo une con el Garmo Negro, disfrutando del espectacular paisaje que tenemos ante nosotros. Podemos ver el collado que da acceso al circo y lo que queda del pequeño glaciar, apenas un poco de nieve.

Comenzamos la parte final de la cresta por terreno totalmente descompuesto, pero sin mayor dificultad que la pendiente a salvar.

Rápidamente conseguimos llegar hasta la esbelta cresta somital, cortada a pico sobre la cuenca de Pondiellos. Unos últimos metros sin ningún desnivel nos sitúan en la cima del Garmo Negro (3.051 m.) 4:15 h. La satisfacción de haber recorrido esta bonita cresta se ve en nuestras caras. Merece la pena dedicar un tiempo a disfrutar del paisaje. Por su cercanía, son espectaculares las vistas a los Infiernos y su marmolera, Balaitous, Frondiellas, Vignemale, Midi, etc…

Descendemos por la vía normal, directamente por la inclinada ladera de piedra suelta, saltando y divirtiéndonos como niños, hasta las inmediaciones del collado. La silueta de la cresta recorrida se ve espectacular.

Así como Los Astazous, Marbore, Cilindro, Perdido, Añisclo y Taillon. La nieve que para esta época acumulan es importante. Pronto habrá que pensar en sacar del armario los crampones y el piolet.

Deshacemos el camino hasta regresar al refugio de la Casa de Piedra de Panticosa. El sol ha dado paso a las nubes y a pesar de que no amenazan lluvia, procuramos bajar sin detenernos mucho. De regreso podemos ver esta bonita imagen del Serrato, Xuans, Dientes de Batanes y picos de Labaza.

Después de 7:00 h. hemos llegado a nuestro destino final. Recorrido duro por el gran desnivel  a superar, aunque totalmente recomendable.

 

Ficha técnica

  • Ruta: Garmo Negro Desde el Balneario de Panticosa
  • Desnivel:1.415 m.
  • Ubicación:Pirineos
  • Categorías : Arista, Subida a pie
  • Dificultad:PD
  • Graduación de la escalada en roca:II+
  • Termina en el punto de salida:
  • Tiempo acceso:4:15 h
  • Acceso:Desde el refugio la Casa de Piedra de Panticosa (1.636 m.)
  • Tiempo ascenso:7:00 h
  • Tiempo descenso:2:45 h
  • Características:Importante desnivel a superar hasta la arista. el recorrido de la arista es muy aérea y afilada por lo que hay que tener extremar las precauciones.
  • Época: Verano, Otoño
  • VER FICHA COMPLETA
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.